[VÍDEO X] HORROR EN LA CHAVISTA PENITENCIARIA GENERAL, MIENTRAS LE LLORAN A MADURO

La ‘técnica del pingüino’ con la que ‘Franklin Masacre’ mutila a otros presos en la Penitenciaria General

Los 'pranes' hacen de las suyas con total impunidad, apoyados por todo un ejército de 'malandros'

La ministra del Poder Popular para el Servicio Penitenciario de Venezuela, Iris Valera, hace que ni ve ni oye. Sentir hace mucho que dejó de hacerlo.

La continua toma de rehenes, -como la reciente que tuvo como escenario a la cárcel de Uribana-, le trae al pairo.

Y menos aún le importa la hambruna que asola a los centros de detención, donde los llamados ‘pranes’, -mandamases que tienen un ejército de malandros a su disposición-, campan a sus anchas haciendo de las suyas. ([VÍDEO] ‘La Tumba’: así torturan bajo tierra a los opositores en Venezuela).

El caso más sangriento, si cabe, tiene como escenario a la Penitenciaria General de Venezuela (PGV), situada en San Juan de los Morros, capital del Estado Guárico, donde un tal Franklin Hernández, alias ‘Franklin Masacre’, tiene el control y mutila a los presos que no le pagan una cuota mensual. [Los presos de una cárcel de Venezuela homenajean a un capo de la droga con disparos al aire de ametralladoras y pistolas].

Así, mientras se disputa el liderazgo en tan cochambroso lugar con Nelson Barreto, ‘El Ratón’, Franklin se pasea armado hasta los dientes por las celdas en compañía de un doctor llamado ‘Santini’, que es quien lleva a cabo la «técnica del pingüino» a los presos morosos.

Se trata, en suma, de juntarles las manos como si fueran a rezar y montar un pie encima del otro. Luego, al tener las cuatro extremidades juntas, asesta un solo tiro que perfora pies y manos. A otros les mutila partes con un hacha caliente o un machete y, si se tercia, les hace comerse los dedos como el caso del desventurado preso que aparece en el vídeo que abre estas líneas.

El Ministerio Penitenciario, rescató en las últimas horas a 411 presos que el mentado tenía encerrados en una celda de castigo improvisada, situada en El Trillo, área apartada del penal, como castigo por no pagarle «la causa».

A todo esto, el torturador de turno tiene tiempo para dárselas de ‘salvapatrias’. Así, no pierde ocasión para denuncia rel penoso estado del lugar, ni tampoco en llorarle a Maduro que lleve más comida y medicinas. Como ejemplo, el caso de la grabación bajo estas líneas, del tuberculoso que murió, según afirma, porque no era atendido debidamente.

Pese a la situación, el gobernador de Guárico, Ramón Rodríguez Chacín, pidió a la población no hacer caso a los «rumores» que circulan acerca de estos casos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído