Seis oficiales han sido expedientados y un séptimo ha sido desembarcado del crucero USS Hué City, desplegado en el Golfo Pérsico

El triángulo sexual en un buque que lucha contra ISIS levanta ampollas

Las relaciones sexuales entre los miembros de la tripulación no son bienvenidas en la Armada estadounidense, porque disminuyen la preparación para el combate

El triángulo sexual en un buque que lucha contra ISIS levanta ampollas
Escándalo sexual en el crucero de misiles guiados USS Hué City TW

La información, facilitada por ‘Task & Purpose‘, no aclara de entrada el género de los implicados, aunque es un asunto que levanta ampollas. Siete suboficiales del crucero de misiles guiados USS Hué City, en plena misión en el Golfo Pérsico, como parte de la escolta que compone el grupo de ataque encabezado por el portaaviones de propulsión nuclear USS George H. W. Bush, -para atacar al Estado Islámico en Siria y en Irak-, se han visto involucrados en un escándalo sexual de aúpa.

El Capitán al mando Daniel Gillen ha anunciado, en un comunicado emitido por el Naval Surface Force Atlantic, el inicio de acciones disciplinarias contra los mentados:

«He llevado a cabo los procedimientos de castigo no judicial entre el 21 al 23 de abril sobre siete de los principales oficiales del buque».

Lo ha hecho después de que dos sargentos primeros mantuvieran por separado una relación romántica con otro sargento. Otros cuatro sargentos primeros estaban al tanto del triángulo amoroso, pero no lo denunciaron ante el capitán.

Las relaciones sexuales entre los miembros de la tripulación no son bienvenidas en la Armada estadounidense porque disminuyen la preparación para el combate, según lo explica el excapitán de crucero Rick Hoffman al diario ‘The Navy Times’.

Después de recibir una información anónima a través del buzón de sugerencias del primer oficial, el capitán del crucero Daniel Gillen llevó a cabo una investigación que puso al descubierto las «relaciones inapropiadas» entre tres miembros de tripulación. Los dos sargentos primeros que mantenían una relación con un suboficial de rango menor han sido castigados por vía administrativa por adulterio y por abuso de su posición en beneficio personal.

Otros cuatro suboficiales han sido castigados, también por vía administrativa, por no haber denunciado a sus compañeros. Por regla general en un crucero sirven cerca de 300 marineros, de los que entre 25 y 28 son sargentos primeros. En otras palabras, la cuarta parte de ellos resultó castigada por el escándalo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído