[VÍDEO] La policía obliga al pastor, junto a su cómplice, a mostrar al vecindario los restos del pequeño de 7 años

El satánico clérigo decapita a un niño y esconde su cabeza en el altar de su iglesia

El 'profeta' Adedoyin Oyekan, y su compinche Eric, habían secuestrado a la criatura en la ciudad de Ikorodu

El satánico clérigo decapita a un niño y esconde su cabeza en el altar de su iglesia
El 'profeta' Adedoyin Oyekan, y su compinche Eric, con el niño decapitado. EP

Los familiares y allegados asaltaron la comisaría para tratar de linchar a los despiadados asesinos

Son unas imágenes espeluznantes (El cornudo acusado de castrar y asesinar al futbolista Daniel Correa: «Cuando abrí la puerta, él estaba encima de mi esposa»).

Cuesta creer que la policía de esos lares haya obligado a los dos asesinos a cargar con el cadáver decapitado del niño y a mostrar cómo lo meten en unos sacos, cabeza en ristre, y menos aún cómo estas personas han sido capaces de perpetrar tan horrible crimen.

Ocurrió en la ciudad de Ikorodu, un Área de Gobierno Local en el Estado de Lagos, Nigeria (El jurado considera al descuartizador de Pioz culpable del cuádruple asesinato y no se traga que tenga ‘daño cerebral’).

Quizá no les quedaba otra a las autoridades: los vecinos y familiares de la víctima de 7 años habían derribado a patadas las puertas y ventanas de la comisaría del lugar, incendiándola posteriormente, y querían linchar al pastor de una iglesia y a su cómplice, tras haber confesado ambos que habían enterrado en el altar del templo del primero la cabeza del niño, y arrojado su cuerpo a un canal cercano.

Según da cuenta ‘DailyTimes.ng‘, se trata del ‘profeta’ Adedoyin Oyekan y de su cómplice, un tal Eric.

Este último, se dedicaba al cuidado del niño por encargo de su padre, y se había llevado al pequeño de su casa aprovechando que este había salido.

Al parecer, se lo llevó al pastor para que oficiara una especie de misa negra y lo decapitaron.

Más tarde, Eric le dijo al progenitor que la criatura se había ido rumbo al domicilio paterno, y que ignoraba su paradero. Tras incurrir en varias contradicciones, acabó confesando y delatando al malvado clérigo. La policía no tardó en encontrar sus restos.

El vídeo recoge así el terrible momento en que los asesinos cargan con el mutilado cuerpo, para acabar arrodillándose ante la multitud, en una macabra puesta en escena.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído