Omar Khadr fue detenido a los 15 años por matar a un soldado con una granada en Afganistán. Años después, fue enviado a su país natal y demandó al Estado por no protegerlo

Un ex preso de Guantánamo condenado por asesinato recibirá una indemnización millonaria

Un ex preso de Guantánamo condenado por asesinato recibirá una indemnización millonaria
Omar Khadr TV

El gobierno canadiense alcanzó un acuerdo con un ex preso de la cárcel de Guantánamo, a quien le ofrecerá una disculpa y le pagará 8 millones de dólares, tras siete años de que se lo hubiera declarado culpable de matar a un soldado estadounidense en una confesión que presentó irregularidades.

Omar Khadr recibirá 10,5 millones de dólares canadienses, según un oficial vinculado con las negociaciones, realizadas en junio. El hombre, nacido en Canadá, fue capturado en 2003 con solo 15 años por tropas estadounidenses tras un combate en suelo afgano, dominado por Al Qaeda, que resultó en la muerte de un médico norteamericano.

Khadr, sospechoso de haber arrojado la granada que mató al sargento Christopher Speer, fue trasladado a Guantánamo y acusado de crímenes de guerra por una comisión militar.

En 2010, se declaró culpable de los cargos, incluyendo el de homicidio, por lo que fue sentenciado a ocho años más de los que ya había pasado en custodia. En 2013, fue enviado a Canadá, para cumplir el resto de su condena, de la que fue liberado en mayo del 2015, con una apelación pendiente.

En el caso, que concitó la atención de los medios por su corta edad al momento del arresto, llegó a la Corte Suprema canadiense, que determinó que Khadr fue interrogado bajo «circunstancias opresivas», tales como privación del sueño.

Así, sus abogados presentaron un reclamo por USD 20 millones contra el gobierno canadiense, argumentando que violaron las leyes internacionales por no proteger a un nacional, y «conspiraron con los EEUU» en el «abuso» del acusado, quien era el detenido más joven de la prisión.

Los abogados de Khadr han argumentado que el entonces adolescente fue convencido de entrar a la guerra por su padre, Ahmed Said Khadr, cuya familia llegó a pasar tiempo con Osama bin Laden.

Tras ser liberado en 2015, el canadiense se disculpó con las familias de las víctimas y aseguró que rechaza la violencia yihadista. Por ello, dijo que su intención era lograr un nuevo inicio, completando su educación y trabajando en el sector sanitario. Actualmente, vive en Edmonton, Alberta.

Por su parte, las familias de la víctima y de otros heridos por la granada demandaron a Khadr por los daños tras enterarse de las negociaciones en Canadá, reclamo que fue aceptado por un juzgado estadounidense por un monto de USD 134,2 millones. Sin embargo, los demandantes se manifestaron poco optimistas de poder cobrar el dinero, teniendo en cuenta que Khadr no reside en los EEUU.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído