ESTADOS UNIDOS

Protección antibalas: Tiroteos en EEUU disparan las ventas de mochilas blindadas en el regreso a clases

Protección antibalas: Tiroteos en EEUU disparan las ventas de mochilas blindadas en el regreso a clases
La venta de mochilas blindadas en EEUU se ha disparado ante los recientes tiroteos RF

Los recientes tiroteo en EEUU han generado que las mochilas infantiles blindadas que ofrecen compañías como Guard Dog Security, TuffyPacks y Bullet Blocker se estén vendiendo muy bien en el regreso a clases. Para algunos detractores estas firmas están usando la tragedia como una oportunidad de mercadotecnia y explotando los peores temores de los padres. Cada uno cuesta 180 dólares, más de 160 euros.

Sin embargo, lo cierto es que la incapacidad del Gobierno estadounidense de impedir la repetición de masacres en lugares públicos, incluidos colegios, ha llevado a muchos padres como a tratar de blindar a sus hijos en la escuela. Tras las matanzas de hace dos semanas en Texas y Ohio, la venta de material escolar antibalas se ha multiplicado por más de diez, según información de las empresas que los distribuyen, incluidos Walmart y Office Depot.

El producto más popular es este inserto antibalas que se coloca dentro de las mochilas y le sirve a los niños para protegerse. La seguridad es una gran preocupación para muchos padres.

No es el único tipo de productos escolares para estos fines, también hay colchonetas, pizarras, cojines y hasta chaquetas blindadas con las que protegerse ante un tiroteo, siempre que la munición empleada sea convencional, no de uso militar.

Los fabricantes admiten que en la mayoría de casos no sirven frente a ataques con fusiles de asalto como el AK-47 que empleó el asesino de Texas en la masacre en la que murieron 22 personas el 3 de agosto.

Los expertos no recomiendan el uso de este tipo de productos e insisten en que lo mejor es enseñarle al menor los protocolos de actuación en caso de tiroteo, incluidas las vías de evacuación del colegio. Según Matthey J. Mayer, académico en el campo de la prevención de la violencia en la escuela de la universidad norteamericana de Rutgers, «no hay pruebas de que este tipo de productos funcionen, y algo peor, le dan a los niños y a los padres una falsa certeza de que están protegidos».

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído