LA TIRANÍA DE LOS APOSTOLES DE LO POLITICAMENTE CORRECTO

La gilipollez de la foto ‘racista’ de Justin Trudeau que indigna a Canadá y que pone en juego su reelección como primer ministro

La gilipollez de la foto 'racista' de Justin Trudeau que indigna a Canadá y que pone en juego su reelección como primer ministro
Justin Trudeau, en 2001 disfrazado de Aladino. PD

Es una memez como la copa de un pino, propia de estos tiempos en los que dar los buenos días o hacer un elogio, puede terminar con tus huesos en el juzgado o al menos en los noticieros de la televisión políticamente correcta.

En la política de estos días cualquier detalle por lejano que parezca puede terminar representando la diferencia entre ser elegido primer mandatario o no.

Y vaya por delante, que en este caso, la reacción del protagonista, el cagazo que le ha entrado, es para estudiarlo detenidamente.

Un buen ejemplo de esto es la fotografía que ha salido a la luz de Justin Trudeau, una imagen de su juventud terminó poniéndolo en el ojo del huracán… casi 20 años después.

Justin Trudeau el 2001, disfrazado de Aladino.

Publicada este miércoles por la revista Time, la instantánea muestra al primer ministro de Canadá con la cara y manos pintadas de negro en una fiesta de disfraces rodeado de cuatro mujeres.

La foto corrió como la pólvora y llevó al propio Trudeau, quien buscará mantenerse como primer mandatario en las elecciones de octubre, a calificarla de «racista» y asegurar que estaba «profundamente arrepentido».

Trudeau, quien entonces tenía 29 años, es el único en la foto que tiene la piel oscurecida.

Ante preguntas de los medios, explicó que en el año 2001 posó disfrazado de Aladino durante una fiesta basada en «Las mil y una noches» en la prestigiosa escuela privada de West Point Grey de Vancouver, donde trabajaba como profesor.

«No debería haberlo hecho. Debí haber sabido que no era adecuado, pero lo hice y realmente lo siento», declaró Trudeau, quien subrayó que no lo consideró «racista en su momento».

Trudeau también reconoció a los periodistas que esta no fue la única ocasión en la que se disfrazó y se «maquilló» como una persona negra.

«Cuando estaba en la escuela secundaria me disfracé en una actuación en la que canté ‘Day-O’ con maquillaje».

Elecciones

La foto causó una gran polémica en Canadá, donde el 21 de octubre se celebran elecciones generales y Trudeau intentará ser reelegido como primer ministro.

Pese al revuelo causado, el mandatario se negó a contestar si creía que debería presentar su dimisión después de que varios candidatos a diputados para las próximas elecciones renunciaran tras descubrirse posiciones racistas en antiguos mensajes de sus redes sociales.

Hombre con la cara pintada de negro

En EEUU y Canada que un blanco se pinte la cara de negro es un acto muy racista.

Andrew Scheer, líder de la oposición conservadora en Canadá, dijo que la imagen era racista en 2001 y lo es ahora.

«Lo que los canadienses han visto es a alguien con una falta total de juicio e integridad y a alguien que no está en condiciones de gobernar este país«.

Por su parte, el líder del Nuevo Partido Demócrata, Jagmeet Singh (quien es de origen sij y siempre viste con un turbante), dijo que la imagen era «preocupante» e «insultante».

«Cada vez que vemos personas pintándose la cara de negro o marrón, se están burlando de alguien por lo que vive y por sus experiencias vividas».

El Consejo Nacional de Musulmanes Canadienses también mostró su más profundo rechazo por la imagen.

«Ver al primer ministro con la cara marrón/negra es profundamente triste. Pintarse la cara es reprobable, y recuerda una historia de racismo y una mitología orientalista que es inaceptable».

Eso dijo su director ejecutivo Mustafa Farooq.

La imagen fue especialmente criticada por estar protagonizada por Trudeau, quien ha hecho de las políticas progresistas y a favor de la igualdad uno de sus estandartes.

Las encuestas de opinión indican que las elecciones del próximo mes de octubre serán un objetivo difícil para el actual primer ministro, quien busca ser elegido para un segundo mandato.

No es la primera vez que un político se ve envuelto en una polémica similar. Ralph Northam, gobernador de Virginia en EE.UU., admitió haberse pintado de negro en el pasado para emular a Michael Jackson.

Pintarse la cara de negro o marrón, conocido en inglés como blackface o brownface, es considerado en EE.UU. y Canadá una práctica sumamente racista por invocar una época de discriminación y creerse que fomenta estereotipos y ridiculiza a la población negra.

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético y innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído