El número dos de Sendero Luminoso pide la libertad condicional

El número dos de Sendero Luminoso pide la libertad condicional
. Agencia EFE

Osmán Morote, el número dos del grupo terrorista Sendero Luminoso, pidió el beneficio de la libertad condicional, confirmó hoy a Efe el Instituto Nacional Penitenciario (INPE).

Un portavoz del organismo señaló que el proceso «está en marcha» y que le corresponderá al Poder Judicial determinar si se acepta la solicitud, presentada por el abogado del terrorista, Sebastián Chávez.

«Esta ya es una situación que maneja el Poder Judicial, nosotros no nos podemos inmiscuir en la decisión que se tome», remarcó el portavoz.

Chávez declaró hoy a medios locales que el pedido se basa en que el cabecilla subversivo ya ha cumplido las tres cuartas partes de su condena a 25 años de prisión por terrorismo.

Morote fue capturado en junio de 1988 y condenado a cadena perpetua por un tribunal militar durante el régimen de Alberto Fujimori (1990-2000), pero luego este proceso fue anulado y un tribunal civil lo condenó en un nuevo juicio a 25 años de cárcel.

Este pedido fue anunciado la semana pasada por diversos medios locales, que manifestaron su preocupación luego de que una jueza aceptara una solicitud similar de la estadounidense Lori Berenson, condenada a 20 años de cárcel por sus vínculos con el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA).

Berenson cumplió con 15 años de su sentencia y ahora permanece alojada en un departamento en el distrito limeño de Miraflores, lo que ha generado las protestas de los vecinos, así como pedidos para que se le conmute el resto de la pena y se le expulse del país.

El presidente peruano, Alan García, señaló que evaluará esta propuesta, aunque no ha precisado en qué momento tomará una decisión definitiva.

En el caso de Morote, su defensor manifestó que solicitó el beneficio el 7 de septiembre de 2009, un mes antes de que se anulara un decreto que permitía que los condenados por terrorismo accedieran a la libertad condicional y a la redención de pena por trabajo y educación.

El letrado declaró que no existe ningún impedimento para que Morote acceda al beneficio, ya que el INPE ha confirmado que su defendido no tiene otros procesos pendientes.

Al comentar este caso, el presidente del Poder Judicial, Javier Villa Stein, remarcó ayer que la justicia peruana debe revisar con cuidado la solicitud de Morote.

«Este es un tema que tan pronto llegue al Poder Judicial tendrá que ser revisado con la ecuanimidad y la importancia que el caso merece», subrayó para luego enfatizar que las circunstancias y la participación del sentenciado en el caso son «absolutamente diferentes y distintas de las que exhibe la señora Lori Berenson».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído