Al tercer trimestre del presente año, la economía norteamericana no levanta cabeza

El azote de la crisis en Estados Unidos

Cinco millones de personas han perdido sus casas

El azote de la crisis en Estados Unidos
Crisis en Estados Unidos. Caretas.

El índice de desempleo aumentó dos décimas en noviembre y llegó a 15.1 millones de personas (9.6% de la PEA), y 5 millones han perdido sus casas

Al tercer trimestre del presente año, la economía norteamericana no levanta cabeza. El índice de desempleo aumentó dos décimas en noviembre y llegó a 15.1 millones de personas (9.6% de la PEA), y 5 millones han perdido sus casas. La crisis social se agudiza.

Un crudo invierno aguarda a sus víctimas, especialmente en los sectores más vulnerables. En EE.UU. el 16% de los negros están desempleados, el 12% de los hispanos, el 20% de los adolescentes y el 40% de los adolescentes afroamericanos.

En Europa la crisis es aún más rigurosa. La economía de Irlanda, la tierra de Roger Casement, protagonista de la última novela de Mario Vargas Llosa, El Sueño del Celta, va rumbo al cadalso, al igual que Grecia. Se teme que España e Italia sigan sus pasos.

En la víspera de la decisiva cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea que se celebrará en Bruselas la próxima semana, se han acentuado las discrepancias. Alemania y Francia se oponen a nuevos mecanismos de salvataje.

La semana pasada el Consejo Europeo de ministros de las Finanzas del Eurogrupo propuso emitir eurobonos por hasta 40% del PBI. El Consejo Europeo decidirá el mecanismo de rescate para países en dificultades que sustituirá el actual, vigente hasta el 2013.

La idea es lanzar en un futuro títulos de deuda comunes a la eurozona para evitar consecuencias como la actual, que países atacados por los mercados como Grecia, Irlanda, España y Portugal deban pagar intereses muy altos para colocar su propia deuda.

De hecho, Irlanda ha sido forzada a aceptar 85,000 millones como línea de crédito a 7 por ciento de interés.

A su vez, el director gerente del Fondo Monetario internacional (FMI), el francés Dominique Strauss-Khan, ha propuesto aumentar el actual fondo europeo de 750,000 millones de euros a 1.5 billones de euros.

Sin embargo, Angela Merkel, primer ministro de Alemania, y Nicolás Sarkozy de Francia rechazaron «tajante y conjuntamente», según El País de España, ambas iniciativas.

El fondo europeo es financiado con 440,000 millones de euros que proceden de los países de la eurozona, 250,000 del FMI y el resto del presupuesto de la UE. Analistas temen que los préstamos a países insolventes, a altas tasas de interés, vayan a replicar la crisis hipotecaria de subprimes, pues no van poder ser pagados.

El paralelo con la crisis de la deuda externa de América Latina en las décadas de los 70’s y 80’s es notorio. El esquema es prácticamente el mismo. La dura receta marcó la llamada década perdida: un feroz ajuste fiscal.

«No estoy muy seguro de que los ciudadanos franceses estén muy contentos si la señora Merkel y yo decidimos que la deuda de toda Europa se comparta, sobre todo cuando no hay armonización en otros campos», declaró Sarkozy. En Bruselas se libra la batalla.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído