Unos músicos despiden con un 'bilongo' africano al dictador venezolano antes de su ingreso en el Hospital Militar Carlos Arvelo

Hugo Chávez opta por Caracas para su tercer ciclo de quimioterapia

Hugo Chávez opta por Caracas para su tercer ciclo de quimioterapia
Hugo Chávez, a su ingreso al Hospital Militar de Caracas, 27 agosto 2011.

El Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha ingresado en el Hospital Militar Carlos Arvelo de Caracas para tratar con quimioterapia, durante unos cinco días y por tercera vez, el cáncer que padece.

Aunque en las dos anteriores ocasiones confió en la Sanidad cubana, ahora el dictador ha decidido tratarse en casa por expreso deseo de su equipo médico.

El mandatario prosigue su lucha contra la enfermedad para evitar que se reproduzca y está convencido de que con este nuevo ciclo de quimioterapia logrará una pronta recuperación. Según sus propias palabras, espera «blindar el cuerpo contra cualquier amenaza» que le impida seguir construyendo «la patria multicolor», en alusión a su deseo de eliminar cualquier discriminación racial en su país.»Nunca me he sentido tan rebosante de ganas», explicó el mandatario, al tiempo que criticó los «modos de vida, a veces hasta suicidas» que muchos adoptan sin percatarse que se hacen daños irreversibles.

Durante el encuentro con los médicos, acompañado entre otros por el canciller, Nicolás Maduro y el vicepresidente de la República, Elías Jaua, Chávez dijo que «nunca me he sentido más optimista que ahora». Abordó varios temas al paso por las instalaciones y sobre todo al ser interceptado por pacientes y enfermeras, quienes le consultaron casos personales.

Dijo que por ello se impone la recuperación de su salud. «Le seguiremos dando sentido positivo a esta enfermedad. Debemos modificar hábitos y conductas que nos hagan daño», reiteró. Indicó que está naciendo un nuevo Chávez.

«Hoy vengo en las mejores condiciones: tengo hemoglobina para regalar, los glóbulos blancos y las plaquetas… Me presento aquí en óptimas condiciones luego de someterme a la primera quimioterapia, y la segunda, estoy seguro que -de esta tercera etapa de tratamiento- saldré mejor de lo que estoy entrando», señaló, de acuerdo con la Agencia Venezolana de Noticias (AVN).

Reiteró su compromiso de cumplir con el tratamiento diseñado por el grupo de médicos venezolanos y cubanos que trabajan por la recuperación plena de su salud desde hace dos meses.

«Yo vengo a cumplir con el mandato médico de manera muy disciplinada, porque estoy decidido a seguir viviendo. No es tiempo de morir, precisamente por lo que he dicho: porque lo que tenemos que hacer en los próximos años es mucho más de lo que hemos hecho, y es que estoy resuelto a mi plena recuperación, a la vida y a potenciar la voluntad de vivir y la voluntad de poder seguir sirviendo al pueblo».

Un «bilongo» para el dictador

La despedida para el dirigente venezolano fue de lo más animada. Un grupo de músicos de origen africano bailaron al son de cánticos y tambores, en lo que La Agencia Venezolana de Noticias (AVN) explicó que era un «bilongo»: un acto de fe religiosa y natural desarrollado por descendientes de africanos en distintos lugares de América y El Caribe, en base a conocimientos ancestrales «y el enorme poder sanatorio de las plantas y otros elementos naturales».

«Con el favor de Dios y todos nuestros santos, con la magia de la negritud, el bilongo y la sanación, lo lograremos». Chávez agradeció desde «el balcón del pueblo» del palacio presidencial de Miraflores las muestras de cariño y apoyo de todos los presentes. De ellos destacó su amor, alegría y pasión como «el mejor remedio que puede haber».

El presidente, convencido de que ganará la batalla al cáncer, añadió de forma profética: «Chávez vivirá por muchos años más».

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído