El Centro Carter alerta de la «erosión» de las instituciones democráticas en Nicaragua

El Centro Carter, presidido por el expresidente estadounidense Jimmy Carter, ha alertado este jueves de la «erosión» que están sufriendo las instituciones democráticas en Nicaragua, a pesar de las «mejoras sociales y económicas» que ha registrado en los últimos años con el Gobierno de Daniel Ortega.

«Resulta desconcertante que un país que está mostrando mejoras sociales y económicas haya permitido la erosión de sus instituciones democráticas», señala la organización en un comunicado divulgado por los medios locales.

El Centro Carter no participó como observador en las elecciones presidenciales del pasado domingo por no aceptar las condiciones que impuso el Gobierno de Ortega, las cuales restringen las actividades de los observadores en los comicios.

«El Centro Carter optó por no enviar una misión de observación electoral debido a las regulaciones restrictivas publicadas por el Consejo Supremo Electoral el 16 de agosto pasado y por esta razón no evaluará el proceso electoral en sí mismo», ha aclarado.

No obstante, la organización ha destacado el «amplio respaldo electoral» a Ortega, que resultó reelecto con más del 60 por ciento de los votos, pero ha expresado su preocupación por los informes de organismos internacionales sobre las «deficiencias significativas que afectaron el proceso electoral 2011 y sus implicaciones para la gobernabilidad democrática en Nicaragua».

«El país evidencia erosión en sus instituciones democráticas. Las mismas están dominadas por intereses partidarios, los frenos y contrapesos están desapareciendo y los mecanismos de control y rendición de cuentas son débiles», ha insistido.

Las denuncias que han hecho algunas misiones, como la de la UE y la Organización de los Estados Americanos (OEA), sobre lo ocurrido en las elecciones del domingo son resultado de la «debilidad institucional» de esa nación centroamericana.

Otras consecuencias incluyen el deterioro de la confianza en la capacidad del Estado para cumplir efectivamente con algunas de sus funciones y garantizar los derechos de la población, destaca el informe.

Para el Centro Carter, después de más de dos décadas de elecciones democráticas, «es frustrante que las instituciones electorales nicaragüenses sean tan débiles».

Sin embargo, el Centro Carter reconoce que Nicaragua ha logrado «avances importantes en términos de estabilidad económica y crecimiento, que generan condiciones para el desarrollo de un proceso de inclusión social conforme la población tenga mayores oportunidades para acceder a la educación e integrarse al proceso productivo».

«El gobierno ha trabajado en satisfacer las necesidades básicas de la población, los resultados preliminares indican que los electores apoyan la continuidad de esta administración por otro período», señala el documento difundido.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído