Papeletas con errores, votantes falsos y calles vacías durante las elecciones en Bolivia

El boliviano Evo Morales dedica su tercer triunfo a Fidel Castro y al fallecido Hugo Chávez

La bonanza económica y su carisma son algunas de las causas de que en Bolivia no haya aparecido otra figura política con la que medirse en la calle

El boliviano Evo Morales dedica su tercer triunfo a Fidel Castro y al fallecido Hugo Chávez
Evo Morales, presidente de Bolivia. BV

El primer presidente indígena de Bolivia, Evo Morales, volvió a hacer historia al obtener un contundente triunfo en los comicios de este domingo que garantiza la continuidad hasta el 2020 del proceso de cambios iniciado en el 2005.

El mandatario boliviano habló ante miles de seguidores reunidos frente al palacio de Gobierno en La Paz y confirmó una nueva victoria con más del 60 % de los votos.

La mayoría de los sondeos a boca de urna confirmaban hasta ese entonces la reelección de Morales con más del 60 % de los votos y una amplia ventaja frente a su más cercano competidor, el derechista Samuel Doria Medina, que apenas habría alcanzado un 25 % de la intención de voto.

Para las elecciones se inscribieron más de seis millones de votantes en el país y en 70 ciudades de naciones de América, Asia, África y Europa.

Los bolivianos habían acudido entre la casi certeza de una reelección arrolladora del presidente y la esperanza opositora de no derrumbarse.

Así, según las encuestas, el empresario Samuel Doria Medina (Unidad Demócrata) ha conseguido entre el 24% y el 25,3%, casi 10 puntos más de lo que le aventuraban los últimos sondeos presidenciables.

El expresidente Tuto Quiroga alcanzaría el 9% de los votos. Los otros dos candidatos, el exalcalde de La Paz Juan del Granado y el ambientalista Fernando Vargas, lograrían el 3% de los votos cada uno.

La jornada electoral transcurrió con normalidad y solo se registraron pequeños incidentes aislados.

Unos 50 mil policías y militares participaron en el dispositivo de seguridad.

Tras conocerse los primeros resultados, el presidente salió al balcón del Palacio Quemado, en la plaza de Murillo, para agradecer a sus seguidores el nuevo triunfo electoral.

Entre continuas consignas anticapitalistas, Morales instó a la oposición de «trabajar juntos» por Bolivia. «No hagamos confrontación», insistió.

Es la primera vez que Morales gana en Santa Cruz, bastión de la oposición

Morales ha logrado también, por primera vez, el triunfo en el departamento de Santa Cruz, el motor económico del país, bastión opositor y uno de los focos de más tensión durante su primer mandato, tras el desafío autonomista de 2008.

A pesar de su discurso izquierdista y anticapitalista, Morales ha aplicado una lógica liberal con los empresarios y ha hecho suya la hoja de ruta que estos le plantearon el pasado año. De la consecución o no de estas promesas dependrá su avance en el oriente del país.

 

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído