Otra política de moderación se instaura en el 'lavado' partido de Pablo Iglesias

Podemos se sacude más caspa de su coletilla: renuncia al término ‘casta’… por si acaso el PSOE les da para el pelo

Tras recular con Venezuela y otros desmanes, hacen lo propio con su 'seña de identidad' de cara a posibles pactos

Podemos se sacude más caspa de su coletilla: renuncia al término 'casta'... por si acaso el PSOE les da para el pelo

Marcha atrás a toda máquina, no vaya a ser que tengan un embarazo no deseado y se queden solteros políticamente hablando. Son los de Podemos, que de tanto joder la marrana -hablando o escribiendo mal- han decidido renegar ahora de su ‘seña de identidad’ para quizás mejores momentos.

Nos referimos a la tan raída palabra «casta», guinda y aderezo indispensable en cualquiera de sus discursos recientes, no solo en el partido de Pablo Iglesias, sino en sus ‘confines’ sindicalistas.

NUEVA ESTRATEGIA

Y es que Podemos se las ve venir en muchas comunidades autónomas, y prefiere guardar la ropa de cara a posibles pactos con los socialistas. Por eso… ¡caca! nada de repetir el término no se vaya a molestar el PSOE.

La razón apuntada, de la que dan fe fuentes cercanas a la dirección del partido, -y de la que da cuenta ‘El Confidencial Digital’, es que

«más que probablemente Podemos va a tener que dar su apoyo al PSOE para que no gobierne el PP en algunas comunidades autónomas y municipios. ¿Cómo justificar que se apoya a un partido de la casta?».

En efecto, como está ocurriendo ya en Andalucía, Podemos va a tener la llave de la gobernabilidad en muchos territorios tras los comicios del 24 de mayo.

Las encuestas le auguran esa posibilidad, aunque cada vez menos por el ascenso de Ciudadanos, en zonas como Madrid o Valencia. Su líder, Pablo Iglesias, ya ha repetido que nunca pactará con el PP.

«Si siguieran insistiendo en lo de la casta, sería muy difícil justificar que se apoya al PSOE. Y entonces habría muchos reproches por parte de los rivales políticos y de los círculos y afectaría al verdadero objetivo: las elecciones generales de noviembre y la Moncloa»,

explican.

La famosa metedura de pata de la renta básica, suavizar el tema de la Constitución y la Monarquía, la edad de la jubilación… una suma de despropósitos -de cara a sus simpatizantes- que les resta aún más credibilidad. 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído