Les hacen insinuaciones, las tocan y hacen comentarios machistas y sobre su apariencia física

Periodistas francesas denuncian el acoso sexual de los políticos: «¡Quietas las manos!»

Un "amigo del presidente" llegó a afirmar que son "mucho más interesantes si tienen los pechos grandes"

Periodistas francesas denuncian el acoso sexual de los políticos: "¡Quietas las manos!"
Portada Liberation PD

El problema es aún más profundo, ya que el comportamiento de los políticos "refleja" lo que pasa en las calles de Francia

«¡Bas les pattes!» («¡Manos quietas!») es el título del texto firmado por unas 40 reconocidas informadoras, protegidas por el anonimato, de medios de izquierda y de derecha (France Inter, Le Monde, AFP, Libération, TF1).

Y es que las periodistas de principales medios franceses se han unido para denunciar el acuso sexual al que se ven sometidas por políticos que les hacen insinuaciones, las tocan y hacen comentarios machistas y sobre su apariencia física.

Además, denuncian en la petición que reciben insistentes mensajes de texto y llamadas telefónicas que buscan encuentros nocturnos, así como propuestas para «divertirse» en hoteles cercanos, informa AFP.

COMO UNA PROSTITUTA

Una periodista relató cómo un legislador de la Asamblea Nacional con el que tenía que entrevistarse le espetó que «estaba esperando a un cliente», como si se tratara de una prostituta.

Otra periodista relató que un diputado le tocó su cabello y que un asesor de un ministro le había preguntado si tenía todo su cuerpo bronceado. Durante la última campaña electoral un «amigo del presidente» llegó a afirmar que las periodistas son «mucho más interesantes si tienen los pechos grandes».

En su petición las periodistas citaron el caso del exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional Dominique Strauss-Kahn, que en 2011 se vio obligado a abandonar su puesto tras un escándalo sexual que reveló múltiples casos de su actitud indebida hacia las mujeres.

Según la petición, el panorama poco ha cambiado desde entonces, y los políticos franceses no han aprendido la lección. El problema es aún más profundo, ya que el comportamiento de los políticos «refleja» lo que pasa en las calles de Francia.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído