Mario Isea ha visitado la localidad sevillana y se ha reunido con el alcalde y vecinos

El embajador de Venezuela pierde la chaveta por Gordillo: «Si Chávez viviera, estaría en Marinaleda

Invitará a Nicolás Maduro a asistir a la inauguración de una barriada del lugar cuando las casas estén terminadas

El embajador de Venezuela pierde la chaveta por Gordillo: "Si Chávez viviera, estaría en Marinaleda
Mario Isea EFE

Ambos iban tocados con una gorra con los colores venezolanos

«Si Hugo Chávez viviera, estaría aquí», ha dicho en Marinaleda (Sevilla) el embajador de Venezuela en España, Mario Isea, al contemplar una barriada de esta localidad que, levantada en régimen de autoconstrucción por los propios vecinos, llevará el nombre del presidente venezolano Hugo Chávez.

«Chávez se sentiría muy honrado, este sería el mejor homenaje para él; Chávez decía que sin vivienda no hay familia, porque es en el casa donde se transmiten los valores tempranos a los niños y donde se evita que caigan en la prostitución, la delincuencia y el narcoconsumo precoz»,

ha dicho el embajador al recorrer la barriada en construcción, acompañado por el alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, ambos tocados con una gorra con los colores venezolanos.

El embajador ha asegurado a los asistentes, un muy reducido grupo de militantes de IU, algún alcalde de la comarca y los miembros del grupo musical venezolano «Surconsciente», que invitará al presidente venezolano Nicolás Maduro a asistir a la inauguración de la barriada cuando las casas estén terminadas.

Antes de su labor diplomática, Isea ejerció, por designación del propio Chávez, como presidente del Banco Nacional de la Vivienda, organismo venezolano encargado de promocionar la vivienda pública para los más desfavorecidos, por lo que se ha interesado en los detalles de las casas autoconstruidas en Marinaleda, cuya calidad ha terminado comparando a las de cualquier promoción privada.

Cada una de estas casas tiene noventa metros construidos en dos plantas, con tres dormitorios, más otros cien metros de patio y su valor final nunca excede los 30.000 euros, y el secreto de la calidad de su construcción se lo ha explicado Sánchez Gordillo: los trabajadores que las hacen no saben cuál será la suya hasta que están todas terminadas, momento en el que se sortean.

Mario Isea también visitará la localidad sevillana de Pedrera, donde esta tarde presentará el libro «Las transformaciones hacia el socialismo en Venezuela» (Editorial Atrapasueños), del que ha escrito el prólogo y del que son autores los abogados laboralistas españoles Luis Ocaña Escolar y Vidal Aragonés Chicarro y la economista venezolana Rosario Nazareth Gómez.

Mañana visitará los municipios gaditanos de Trebujena y Medina Sidonia, todos regidos por IU, en un periplo diseñado por él mismo para, según ha explicado a Efe, «intercambiar saberes y concretar hermanamientos», ya que varias localidades venezolanas aspiran a hermanarse con Marinaleda. El itinerario del embajador, por falta de tiempo, no ha incluido el pueblo de Gilena, pero su alcalde, Emilio Gómez (IU), se ha desplazado a Marinaleda para acompañarlo.

Recibido por Sánchez Gordillo

El embajador ha sido recibido por Sánchez Gordillo en su despacho, donde luce la bandera republicana junto a la andaluza, y allí ha recordado que la constitución bolivariana propugna «una democracia participativa y protagónica» capaz de efectuar transferencias a las comunidades organizadas que son capaces de gestionar por sí solas.

«Es posible que la gente se empodere y participe más allá del voto para lograr la mayor felicidad posible, lo que cada vez resulta más difícil en el capitalismo», ha declarado el embajador antes de denunciar que su país sufre una campaña internacional de desprestigio en la que «se la expone como nación al odio internacional».

Eso es «una práctica que precede a la invasión y a derribar gobiernos democráticos elegidos por el pueblo», como, en su opinión, sucedió con Irak, un país que fue bombardeado e invadido aún sin la existencia de las armas de destrucción masiva.

Tras visitar Marinaleda y antes de dirigirse a Pedrera, la comitiva se ha detenido en la finca El Humoso, que han mostrado al embajador como ejemplo de lo que puede hacer una cooperativa jornalera.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído