ERDOGAN: "ESTE LEVANTAMIENTO ES UN GRAN REGALO DE DIOS"

Más de 200 muertos y 2.800 militares arrestados tras el intento golpista en Turquía

El Gobierno turco también informó que 29 coroneles y 5 generales fueron apartados de sus cargos, así como unos 3.000 jueces

Más de 200 muertos y 2.800 militares arrestados tras el intento golpista en Turquía
Decenas de personas se manifestaron en Ankara contra el levantamiento BBC

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, regresó en la mañana de este sábado 16 de julio de 2016 a Estambul horas después de que iniciara un intento de golpe de Estado en su contra por parte de un grupo de militares.

Rodeado de una multitud que lo aclamaba, Erdogan dijo: «El gobierno está en control».

Y frente a una multitud que lo aclamaba en el aeropuerto de Estambul, dijo: «El gobierno está en control».

Por su parte, el nuevo jefe interino del estado mayor del ejército, Ümit Dündar- quien fue nombrado en sustitución a Hulusi Akar, capturado por los golpistas y cuyo paradero se desconoce- , también informó que el intento de golpe ya fue «frustrado».

Y el primer ministro Binali Yildim describió el levantamiento como «una mancha negra en el historial democrático de Turquía».

Según las autoridades, el levantamiento y la respuesta para controlarlo dejaron como consecuencia 265 muertos, «la mayoría de ellos civiles», más de 1.000 heridos y más de 2.800 militares vinculados al golpe arrestados.

La televisión turca mostró a decenas de soldados presuntamente involucrados en el intento de golpe rindiéndose, abandonando los tanques con las manos en alto.

El Gobierno turco también informó que 29 coroneles y 5 generales fueron apartados de sus cargos, así como unos 3.000 jueces.

Un grupo de partidarios de Erdogan festeja sobre uno de los tanques militares que bloquearon los puentes en el Bósforo.

Ya lo advirtió Erdogan en el aeropuerto, a donde llegó tras disfrutar de unas vacaciones en el sur del país:

«Este levantamiento, este movimiento es un gran regalo de Dios para nosotros. Porque el ejército será limpiado».

Y en su desafiante discurso agregó que los golpistas «pagarán caro este acto de traición».

Asimismo, el presidente turco señaló como culpables del intento de derrocamiento a los seguidores del clérigo musulmán turco Fethullah Gulen.

Aunque el clérigo, quien vive autoexiliado en Estados Unidos, negó categóricamente cualquier vínculo con los acontecimientos de Turquía.

Este sábado el presidente Erdogan pidió a EE.UU. que extradite al clérigo Gulen durante un discurso ante una multitud de seguidores en Estambul.

En respuesta, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, dijo que Turquía debe mostrar pruebas en contra de Gulen antes de que la petición pueda ser considerada.

Las autoridades turcas informaron de que decenas de militares fueron apartados de sus cargos y la televisión turca mostró estas imágenes de soldados golpistas rindiéndose.

Kerry dijo que cualquier sugerencia de que EE.UU. estuvo involucrado en el fallido golpe daña las relaciones de las naciones aliadas de la OTAN.

Turquía cerró su espacio aéreo militar, lo cual obliga a EE.UU. a suspender sus operaciones desde una base aérea turca contra los militantes del Estado Islámico.
Grecia informó del arresto de ocho hombres que llegaron al país en un helicóptero militar turco.

El aparato aterrizó en la ciudad norteña de Alexandroupolis y los hombres solicitaron asilo político, según las autoridades griegas.

Pero Turquía ya adelantó que pedirá su extradición.

Cómo ocurrió

En la noche de este viernes, un grupo de militares de los cuales no se sabe aún quién los dirigía, aseguró tener el control de Turquía tras posicionar escuadrones de soldados en puntos estratégicos de Estambul y Ankara, las dos principales ciudades del país.

Decretaron el toque de queda y la ley marcial, y en un comunicado leído en la televisión estatal aseguraron haber instalado en el gobierno a un «consejo para la paz de la patria».

Un hombre se enfrentó solo a un tanque de guerra que intentaba entrar en el aeropuerto de Ataturk en Estambul.

Miles de personas ignoraron el toque de queda y salieron a protestar en apoyo a Erdogan, algunos incluso saltando sobre los tanques en actitud desafiante.

Durante toda la noche, las imágenes y reportes de medios locales mostraron enfrentamientos entre militares y civiles, y explosiones en edificios gubernamentales.

En la plaza Taksim, en Estambul, por ejemplo, se escucharon dos explosiones grandes. Las mismas fueron acompañadas por el sonido de aviones de combate.

Los medios estatales informaron que una bomba impactó el edificio del Parlamento en Ankara.

Por otra parte, un avión de combate del gobierno derribó un helicóptero militar que era tripulado por fuerzas golpistas.

Erdogan dijo que «el ejército será limpiado» y que los golpistas pagarán por su «traición».

El primer ministro de Turquía, Binali Yildirim, había dado la orden de derribar cualquier aeronave secuestrada por los golpistas. Según informó, jets militares habían despegado de la base militar ubicada en Eskisehir, al este de Ankara.

También se reportaron tiroteos y una explosión cerca del complejo presidencial en Ankara, y que sólo en el cuartel de las fuerzas especiales de la capital 17 policías habían muerto, aunque no se tiene claro si estas víctimas están incluidas en la cifra de fallecidos general.

«Orden democrático»

Horas antes, los uniformados emitieron en la televisión estatal un comunicado en el que aseguran haber tomado el poder para «preservar el orden democrático».

Hay reportes de 17 policías muertos en el cuartel de las fuerzas especiales de la capital.

El comunicado del grupo militar, leído por un presentador del canal nacional de televisión TRT- según él, obligado a punta de pistola-, aseguraba que el imperio de la ley democrática y secular se había visto erosionado por el actual gobierno, y que entraría en vigencia una nueva Constitución.

Sin embargo, Erdogan habló por medio de una videollamada desde un celular al canal de televisión CNN Turk para asegurar que seguía en ejercicio de su cargo e instó a sus partidarios a salir a las plazas y calles del país en favor de la democracia.

El mandatario se refirió al intento de golpe como «el levantamiento de una minoría».

El inicio

Los primeros reportes de una situación irregular en Turquía habían llegado cuando medios locales empezaron a hablar de sobrevuelo de aviones caza-bombarderos y helicópteros militares, así como disparos en Ankara.

Tras el levantamiento militar, el presidente Erdogan habló con CNN Turk y aseguró que seguía en ejercicio de su cargo.

Además, tanques bloqueaban dos puentes sobre el río Bósforo, en la ciudad de Estambul, la más grande del país. También impedían el acceso a los aeropuertos de esta ciudad y de la capital, Ankara.

Grupos de monitoreo de internet dijeron que el acceso a redes sociales como Facebook y Twitter estaba siendo restringido en Turquía, aunque no estaba claro quién bloqueaba el acceso.

El primer ministro Binali Yildirim, dijo que las fuerzas de seguridad habían sido llamadas para manejar la situación.

La televisión turca anunció que altos mandos militares fueron tomados rehenes en Ankara. Según informes, uno de ellos era el jefe del estado mayor de las fuerzas militares, general Hulusi Akar, cuyo paradero sigue siendo desconocido.

Entre tanto el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, dio una declaración desde Moscú diciendo que esperaba que hubiera paz y continuidad en Turquía.

Junto a Kerry, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, dijo que «es necesario evitar cualquier enfrentamiento cruento y resolver los problemas por conductos constitucionales».

Y un portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, pidió que se volviera al «camino de la estabilidad y el orden» en Turquía.
El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, llamó a la calma.

La plaza Taksim en Estambul fue uno de los lugares donde los partidarios de Erdogan se reunieron de a cientos para oponerse al golpe de Estado.

«El secretario general está siguiendo de cerca los acontecimientos de Turquía», informó un portavoz de la ONU, Farhan Haq.

«Naciones Unidas busca aclarar la situación en el terreno y llama a la calma», añadió.

Además de hacer unas declaraciones similares y pedir «un respeto total para las instituciones democráticas de Turquía», el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, recordó que Ankara es «un valioso aliado».

Lo es sobre todo contra el gobierno del presidente Bashar al Asad en Siria y en el combate al grupo autodenominado Estado Islámico, ya que permite a la coalición internacional liderada por Estados Unidos su base de Incirlik para sus incursiones contra los yihadistas en Irak y Siria.

Militares bloquearon este viernes el puente sobre el río Bósforo en Estambul.

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo que las tensiones en Turquía no se pueden resolver con armas.

Y agregó que la Unión Europea apoya totalmente al gobierno democráticamente electo del país, algo en lo que también insistió la canciller alemana Angela Merkel.

En unas palabras similares a las utilizadas por Erdogan, Qatar, la monarquía absoluta bañada por las aguas del Golfo Pérsico y aliado de Turquía, también denunció el «intento de golpe de Estado».

«Pagarán el precio más alto»

El primer ministro turco dijo que las fuerzas de seguridad habían sido llamadas para manejar la situación y que «nada podrá perjudicar la democracia turca».

Decenas de personas salieron a la calle en Estambul para rechazar lo que el presidente Erdogan denunció como un «intento de golpe» de Estado.

«Estamos analizando la posibilidad de una intentona. No permitiremos esto», dijo Yildirim, sin ofrecer más detalles.

«Aquellos que participen de este acto ilegal pagarán el precio más alto», añadió.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído