Saca a Steve Bannon, su mano derecha, del Consejo de Seguridad Nacional

La patada en el culo de Donald Trump al verdadero amo de la Casa Blanca

Había sido criticado por su islamismo y radicalismo político

La patada en el culo de Donald Trump al verdadero amo de la Casa Blanca
Trump y Steve Bannon tv

Steve Bannon, principal estratega del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha sido apartado este miércoles de forma inesperada como miembro destacado del Consejo de Seguridad Nacional (CSN), en el marco de una reorganización que refuerza como miembros permanentes a mandos de los servicios de Inteligencia.

La salida está incluida en un memorándum presidencial y se debe a una recomendación realizada por el nuevo asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, H.R. McMaster, según una fuente gubernamental citada por The Wall Street Journal.

Además del cese de Bannon, el texto también confirma la incorporación del director de la CIA como miembro permanente de la junta central del Consejo y la recuperación del estatus para el jefe del Estado Mayor Conjunto y el director de Inteligencia Nacional. Asimismo, degrada el papel del asesor de Seguridad Nacional, Tom Bossert.

Estos cambios en la composición del CSN acalla las críticas y fija un consejo permanente acorde a la tradición en Washington, si bien Bannon seguirá ejerciendo como estratega jefe de Trump en la Casa Blanca.

Bannon ha explicado en un comunicado que había sido incorporado a este órgano para cambiar desde dentro los errores cometidos por Susan Rice, responsable del Consejo de Seguridad Nacional durante la Administración de Barack Obama. «El general McMaster ha devuelto al Consejo a su función adecuada», ha añadido.
Un Darth Vader de la política

El que fuera jefe de campaña de Trump es el más cercano consejero del mandatario estadounidense y, para sorpresa de analistas y ex altos funcionarios, también le fue otorgado un asiento permanente en el Consejo de Seguridad Nacional, el órgano que aconseja sobre asuntos de guerra y paz, tradicionalmente reservado para la cúpula militar, de inteligencia, diplomática o científica.

A Bannon le gusta definirse ante la prensa como el «Darth Vader» (el famoso villano de la saga «Star Wars») de la política estadounidense. El estratega jefe también ha sido llamado por el diario The New York Times «el presidente de facto» o por la revista Time el «gran manipulador» por su omnipresencia en las decisiones más audaces del Ejecutivo.

A sus 63 años, la mano derecha de Trump tiene una dilatada y diversificada vida profesional: de oficial de la Marina pasó a trabajar en finanzas con Goldman Sachs; posteriormente fue inversor audiovisual y, finalmente, en 2012, fue nombrado presidente de Breibart News, un conglomerado digital convertido en altavoz del nacionalismo y la alt-right (nueva ultraderecha) estadounidense.

En los últimos años, Bannon se ha movido desde las periferias del populismo nacionalista y de las pequeñas conferencias en hoteles de poca monta hasta el centro de la vida política mundial, insuflando vida al candidato Trump a los mandos de su campaña, que centró en mensajes aislacionistas, proteccionistas y que apelaban a los más básicos instintos de las masas descontentas.

Bannon ha declarado durante años su predisposición a sabotear el sistema llevándolo al límite, y hace poco ha conminado a la prensa a «mantener la boca cerrada», declarándola el mayor enemigo político de la Administración al calificarla de «partido de la oposición».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído