Escribió las conversaciones con el presidente porque no se fiaba de él

El exdirector del FBI acusa a Trump de mentir y asegura que hubo interferencia de Rusia en las elecciones

El exdirector del FBI acusa a Trump de mentir y asegura que hubo interferencia de Rusia en las elecciones
James Comey RE

El exdirector del FBI James Comey ha acusado al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de mentir en lo que respecta a su despido y al mismo tiempo ha asegurado que no tienen ninguna duda de que Rusia interfirió en las elecciones de EEUU. Comey ha comparecido este jueves 8 de junio de 2017 ante la comisión de Inteligencia del Senado estadounidense para intentar despejar dudas sobre el Rusiagate.

«¿Tiene usted alguna duda sobre la interferencia de Rusia en las elecciones de EEUU?», ha preguntado el presidente del Comité, Ricchard Burr. «No», ha sido la respuesta tajante de Comey. Del mismo modo, el exdirector del FBI ha calificado como «muy perturbadores» los pedidos que le hizo el presidente Trump con respecto a la investigación que estaba realizando sobre la presunta injerencia de Rusia en las elecciones del año pasado.

Además, Comey ha acusado a Trump de mentir en lo que se refiere a su despido: «Mintió al decir que el FBI no estaba organizado y que yo había perdido la confianza de la gente. Esa fue la razón que dio para despedirme y fue una mentira». Precisamente, Comey ha explicado que una de las cosas que más le han molestado de su cese han sido las «cambiantes explicaciones» que se han dado sobre los motivos para apartarle del cargo. En este sentido, ha dicho que cree que su salida del FBI vino motivada por su gestión de la investigación sobre Rusia.

¿Hubo obstrucción a la justicia?

El exdirector del FBI ha evitado pronunciarse sobre si Trump cometió obstrucción a la justicia al pedirle que abandonara la investigación abierta contra el entonces asesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn, por sus contactos con Rusia y ha dado a entender que el fiscal especial encargado del caso, Robert Mueller, es quien debe determinarlo.

«No creo que me corresponda a mí decir si esa conversación que tuve con el presidente fue un esfuerzo de obstruir», ha sostenido, afirmando que para él fue algo «muy preocupante». «Pero esa es una conclusión en la que estoy seguro que el fiscal especial trabajará con el fin de averiguar la intención y si hubo delito», ha añadido.

Según ha indicado, le pareció que el fiscal general, Jeff Sessions, y el yerno y asesor de Trump, Jared Kushner, sentían que no debían abandonar el Despacho Oval y dejarle solo con el presidente antes del encuentro en el que éste le hizo la petición sobre Flynn. Así, ha dicho que pensó: «algo gordo va a ocurrir» y que tenía que «recordar todo lo que se diga».

Preguntado por una senadora demócrata sobre por qué no replicó a Trump ante su petición, Comey se ha defendido asegurando que estaba «tan estupefacto» por lo que allí se estaba diciendo y por recordarlo que no dijo nada. No obstante, ha confiado en que haya grabaciones sobre dicha conversación, como dio a entender Trump en uno de sus mensajes en Twitter. «Espero que haya cintas», ha afirmado.

Escribió las conversaciones con Trump

Por otra parte, ha explicado que decidió poner por escrito el contenido de sus encuentros con Trump: «Por la naturaleza de la persona temía que podía mentir sobre la naturaleza de nuestra reunión», ha dicho. «Por eso pensé que sería importante documentarlo», ha añadido, aclarando que tanto con Barack Obama como con George W. Bush, los dos predecesores de Trump, nunca sintió la necesidad de dejar por escrito lo hablado.

«Sabía que podía llegar el día en el que podría necesitar un registro de lo ocurrido, no sólo para defenderme, sino para defender al FBI y nuestra integridad como institución y la función investigadora independiente», ha añadido.

Esta audiencia, por el carácter histórico de la misma, se ha realizado con una transmisión en vivo. Durante la tarde, Comey hablará a los senadores en una sesión privada. El resultado de la intervención podría tener repercusiones significativas para Trump, que apenas lleva 139 días.

La portavoz adjunta de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, ha rechazado las declaraciones del exdirector del FBI y ha asegurado que el presidente «no es un mentiroso». Asimismo, la Casa Blanca ha adelantado que Trump responderá a las acusaciones de Comey a través de una declaración de su abogado.

Trump desencadenó una tormenta política el pasado 9 de mayo cuando despidió a Comey, que encabezaba una investigación del FBI sobre las acusaciones de que Rusia había intervenido en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Comey publicó este miércoles el testimonio escrito de las conversaciones que mantuvo con Trump antes de ser despedido, en las que asegura, principalmente, que el presidente le pidió «lealtad» y que dejara de investigar a Flynn por sus contactos con Rusia.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído