En Marcha se impone con el 28% de los votos en la primera vuelta

El partido de Macron gana la primera vuelta en las legislativas y el Frente Nacional pierde fuerza

El partido de Macron gana la primera vuelta en las legislativas y el Frente Nacional pierde fuerza
Emmanuel Macron. FR

El partido del presidente francés, el centrista Emmanuelle Macron, La República En Marcha (LREM), ha sido el más votado en la primera vuelta de las elecciones legislativas, con un porcentaje cercano al 27,78%, con el 93% de los sufragios escrutados.

Con estos resultados aún provisionales a falta del cierre del recuento, el partido conservador Los Republicanos conseguiría el 15,76% de los votos, el ultraderechista Frente Nacional entre 13,68% y la formación izquierdista Francia Insumisa se quedaría en el 10,89%, mientras se consuma el desastre anunciado para el Partido Socialista (7,40%).

La abstención estaría en cifras récord de hasta el 51,6 por ciento, según los primeros datos oficiales difundidos por el Ministerio del Interior francés.

Los miembros del Gobierno del presidente Francés, Emmanuel Macron, han logrado la victoria en la primera vuelta de las elecciones legislativas francesas, celebrada este sábado. Macron ha puesto como condición para la continuidad de sus ministros que sean elegidos diputados.

Los primeros datos oficiales del Ministerio del Interior confirman así la elección de Bruno Le Maire, el ministro de Finanzas, que se ha impuesto con el 45,32 por ciento de los votos en su circunscripción de Normandía. La opción del Frente Nacional ha quedado por detrás con un 23,09 por ciento de los votos.

El Ministro de Vivienda, Richard Ferrand, se ha impuesto por su parte en Bretaña con un 33,95 por ciento de votos, con ventaja suficiente sobre el candidato de Los Republicanos (18,11 por ciento).

El portavoz del Gobierno, Christophe Castaner, ha arrasado con un 44,04 por ciento en su circunscripción, muy por delante de la segunda opción, en este caso de izquierda, que cuenta con un 16,55 por ciento de votos.

En cuanto al resto de partidos, las reacciones no se han hecho esperar. Los socialistas han admitido su dura caída, mientras la derecha pide una movilización en la segunda vuelta que evite la concentración del poder en el movimiento de Macron.

Por su parte, Le Pen ha achacado su bajón a la escasa participación y ha apelado a «los patriotas» para tratar de mejorar los resultados en la restante segunda vuelta.

El sistema electoral francés establece que en cada circunscripción un candidato logra la elección directa en primera vuelta si suma más del 50 por ciento de los votos y estos suponen al menos el 25 por ciento del censo. De lo contrario, el asiento se decide en la segunda vuelta, a la que concurre cualquier candidato que haya superado el 12,5 por ciento de votos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído