Dictadura en Venezuela

William Cárdenas: España, llegó la hora de actuar

"España y países de la Unión Europea deben unirse a los “Estados Parte” que denunciaron a Nicolás Maduro en La Haya"

William Cárdenas: España, llegó la hora de actuar
William Cárdenas Rubio-Vargas, Abogado e Internacionalista y Director de Consultores Cárdenas. PD

A España le corresponde el honor de haber sido el país donde se inició este largo y complejo proceso, para tratar de encontrar una jurisdicción alternativa que permita juzgar los crímenes de lesa humanidad cometidos por la narcodictadura venezolana.

En efecto, fue la Audiencia Nacional española la primera en recibir, allá por el año 2.003, la querella presentada por las víctimas contra Hugo Chávez Frías y 26 de sus más altos colaboradores, por los crímenes ocurridos el año 2.002 (11 de abril y 9 de diciembre), entendiéndose éstos como un delito continuado, de ataques sistemáticos contra una parte de la población civil, la oposición política.

Y fue justamente la Audiencia Nacional española la que ordenó, por auto firme del 11 de noviembre de aquel año, la remisión de la causa a la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI), habida cuenta de la gravedad de los hechos denunciados y de que entre los acusados se encontraba un jefe de estado en activo, Hugo Chávez Frías.

En nuestro primer viaje a La Haya el año 2004 para presentar la querella remitida por la Audiencia Nacional española, fuimos recibidos por un ciudadano español, quien en un gesto de solidaridad y gentileza nos brindó su experiencia y atención. Había sido Magistrado del Tribunal Penal para la antigua Yugoslavia.

Han sido muchos los que en España nos han extendido su mano en esta batalla en pos de la justicia: Medios de comunicación, periodistas, partidos políticos, personalidades, líderes de diferentes movimientos sociales y culturales, así como ciudadanos comunes. De manera que la solidaridad de España ha estado presente en forma permanente, desde el inicio de esta interminable lucha.

A partir de entonces, la oficina del Fiscal Luis Moreno Ocampo no cesó de recibir nuestras denuncias, pues así como la violación a los derechos humanos en Venezuela tenía un carácter de sistemático y generalizado, igualmente sistemáticas fueron nuestras denuncias por los innumerables crímenes cometidos contra los venezolanos por el régimen chavista opresor. (William Cárdenas: «Pablo Iglesias y Venezuela»)

Pero es que además, era español una de las primeras víctimas del chavismo, José Antonio Gamallo, a quien le volaron la cabeza en los hechos del 11 de abril; pero no fue el único, también han violado los derechos a miles de españoles que, viviendo en Venezuela en los últimos 19 años, han sido víctimas de expropiaciones, violaciones, asesinatos y de los crímenes más abyectos cometidos por régimen político alguno en América Latina.

España ha sido un pilar fundamental en el establecimiento por parte de la Unión Europea, de sanciones personales a los miembros del régimen señalados de estar incursos en delitos de corrupción, violación a los derechos humanos y vínculos con el terrorismo internacional.

Recientemente, el valioso voto de España en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, ha permitido que se exija al gobierno venezolano la recepción de ayuda humanitaria de un pueblo que se está muriendo de hambre y falta de atención médica, por la privación intencionada de alimentos y medicinas. Este situación configura un crimen de lesa humanidad que como «Exterminio» está tipificado en el Estatuto de Roma, que se materializa de manera silenciosa día a día con resultado de muerte, desnutrición, enfermedades incurables, para miles de personas.

Por esta razón, es que ahora más que nunca se requiere el apoyo de España al pueblo venezolano, pues es ella, sólo ella, la que puede liderar un movimiento en el seno de la Unión Europea, como ya ocurrió en el caso de las sanciones personales, para que se pueda contar con el apoyo de sus países europeos, que son «Estados Parte» del Estatuto de Roma, a la denuncia presentada ante la Fiscal de la Corte Penal Internacional, Dª Fatou Bensouda, por los jefes de Estado de Colombia, Perú, Paraguay, Chile, Argentina y Canadá.

Hay que resaltar que tal apoyo a la denuncia ante la Fiscalía de la CPI, no es un acto contra Venezuela, sino contra quienes resultaren responsables de la comisión de horrendos crímenes de lesa humanidad. Es decir, van sólo contra las personas responsables, así como las sanciones han ido contra aquellos vinculados con delitos económicos, violación de derechos humanos y nexos con el terrorismo, a los que se ha impedido el acceso a Europa y ordenado el congelamiento de sus bienes.(William Cárdenas: Zapatero, ¿a la Corte Penal de la Haya?)

España y Europa se han consolidado en un espacio de democracia, libertad, justicia y especialmente de respeto a los derechos del hombre. En tal sentido, un paso en esta dirección sería reconocido en el mundo como una medida en la correcta dirección de crear y favorecer la creación de sociedades, donde el hombre pueda vivir en libertad, paz y prosperidad.

Muchos países de la Unión Europea apostarían por una medida de esta significación, Italia, Holanda, Portugal, Alemania, la República Checa, los países Nórdicos, y muchos más, estarían ganados a sumarse a esta iniciativa, que va en favor de los derechos de un pueblo que ha sido solidario y libre, y donde siempre han encontrado el auxilio sus ciudadanos cuando lo han solicitado.

Además, esta decisión iría más allá de las ideas políticas, porque los derechos humanos no tienen fronteras, ni ideológicas ni geográficas.

 

William Cárdenas Rubio-Vargas

Director de CONSULTORES CÁRDENAS

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído