LA DICTADURA SANDINISTA

Lesther Alemán: «En Nicaragua hay un Estado terrorista que nos está matando»

El líder estudiantil se encuentra en el exilio por la persecusión de la dictadura de Daniel Ortega

Lesther Alemán: "En Nicaragua hay un Estado terrorista que nos está matando"
Lesther Aleman JY

La represión de la dictadura sandinista no cesa, ha hotigado, perseguido e incluso legalizado la represión. Por ello, muchos jóvenes han tenido que huir de Nicaragua, porque su participación en las protestas les convirtieron en blanco del dictador Daniel Ortega.

Uno de ellos es el líder estudiantil Lesther Alemán tuvo que salir del país en medio de enormes riesgos. Fueron tres días de camino por puntos ciegos hasta que al fin llegó a Costa Rica, logrando escabullir a la Policía Orteguista y los paramilitares que persiguen a los manifestantes que demandan la salida del poder del dictador, entre ellos los líderes estudiantiles.

Alemán tomó la decisión del exilio tras la detención del líder estudiantil Edwin Carcache, en septiembre pasado, a quien hoy el sistema de justicia acusa de «terrorismo». (La Policía de Nicaragua: protestar contra Daniel Ortega es «ilegal»)

«Después de hablar con todo el equipo (de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia) me dijeron. ‘Lesther es momento de que te vayas’. Mi deseo era permanecer en Nicaragua a pesar que ya estaba inmovilizado por la persecución. No podía ir al pleno de la Alianza. No podía ir a reuniones», relató.

Para Alemán, existe unidad en torno a la demanda de exigir la salida de Ortega del poder. El líder universitario expuso en una entrevista con LA PRENSA que por la represión sigue aumentando el éxodo de miles de ciudadanos.

«Nicaragua está quedándose solo con adultos y se vuelve a repetir la situación de los 80. Ahora no tienes un servicio militar, sino un Estado terrorista que nos está matando, nos persigue y nos mueve a exiliarnos», afirmó.

El dirigente estudiantil se encuentra en Estados Unidos desde finales de septiembre, pero no está de brazos cruzados. Es parte de un equipo de jóvenes en el que participan Jean Carlos López y Douglas Castro, que también se vieron obligados a salir del país producto de la persecución del Estado.(Nicaragua: más hostigamientos contra sacerdotes)

Los tres jóvenes realizan un trabajo de incidencia en Estados Unidos, Costa Rica y otros países donde hay nicaragüenses.

Castro dijo que una de sus labores es trabajar en la denuncia y la incidencia política internacional con la comunidad de nicas, sectores políticos, académicos y los organismos internacionales planteando lo que sucede en Nicaragua.

Alemán explicó que uno de los propósitos del equipo de jóvenes es dejar claro el mensaje de los autoconvocados a todos en Estados Unidos.

«No queremos una lucha armada, hemos planteado una ruta para la democratización. Venimos a explicar sin utilizar medios tecnológicos, que puedan ser intervenidos y filtrada la información (por el régimen), la dinámica que está pasando en Nicaragua con el proceso de la Unidad Azul y Blanco (UNAB)», explicó Alemán.(El nuncio en Nicaragua recuerda que «sólo con el diálogo se alcanza la reconciliación»)

Douglas Castro manifestó que también trabajan en el proceso de unidad de los nicaragüenses en el exterior e insistió en dejar clara la agenda que promueve la Alianza Cívica y la UNAB, que es una salida institucional a la crisis de Nicaragua a través de elecciones anticipadas, previo a reformas profundas que permitan comicios transparentes, justos y competitivos; la libertad de los presos políticos, el cese de la represión y el desmantelamiento de los grupos paramilitares, y exponer que «somos un movimiento cívico y pacífico y no terroristas como dice el régimen Ortega».

Lester Alemán tiene 20 años. Fue estudiante de la Universidad Centroamericana y se hizo conocido cuando en la inauguración del Diálogo Nacional, el 16 de mayo pasado, cuestionó en su cara a Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Para Alemán, aquel encuentro no era una mesa para dialogar, sino una para acordar la salida inmediata de Ortega del poder. «Usted sabe muy bien el dolor que hemos vivido -dijo entonces dirigiéndose a Ortega-. Pueden dormirse todos tranquilos. Nosotros no hemos dormido tranquilos. Estamos siendo perseguidos, somos estudiantes y ¿por qué estoy hablando y por qué me salto la palabra suya? Porque nosotros hemos puesto los muertos»

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído