Dictadura en Venezuela

William Cárdenas: Venezuela, país portátil

Artículo de opinión

William Cárdenas: Venezuela, país portátil
Venezolanos

La última vez que el Premio Nóbel de Literatura Mario Vargas Llosa visitó Venezuela, al ser entrevistado en el aeropuerto a su llegada dijo que tenía sentimientos encontrados al volver después de mucho tiempo, el primero una gran alegría por regresar a una tierra muy querida, y el segundo, una profunda tristeza porque ya no vería a Adriano.

Se refería Don Mario a nuestro gran escritor Adriano González León, uno de los referentes y pioneros del «Boom Latinoamericano«, quien con la obtención del Premio Seix Barral 1968, por su libro País Portátil, abrió caminos a los grandes escritores latinoamericanos, que vinieron después a llenar páginas de gloria para la literatura iberoamericana.

Adriano ya no está, pero si hubiera presenciado lo que hoy está viviendo nuestro país, estaría, más que sorprendido, por lo premonitorio del título de aquel libro. Hoy los venezolanos, como Andrés Barazarte, el personaje de su novela, se llevan el país a cuestas por los caminos de Latinoamérica y el mundo.

Cualquier compatriota que asume la aventura de huir de Venezuela caminando por las carreteras de los países vecinos, cargando sólo un pequeño maletín, está diciéndonos, que lo que lleva en él vale mas que lo que deja, es decir, que el país no vale nada.

Nadie en su sano juicio lo haría, a menos que el estado de desesperación por falta de alimentos, medicinas, atención médica, trabajo y futuro para sus hijos le llevara a tomar tan difícil decisión. Esto es lo que ha conseguido el llamado Socialismo del Siglo XXI después de 20 años de desastre y crimen. (Sebastián Piñera estudia ir personalmente a Venezuela para «ayudar al pueblo a recuperar su libertad»)

Y se van con el país a cuestas, con su País Portátil, donde una bandera es el único signo de aquella nación petrolera, que un día fue el espejo en el que se miraban los otros pueblos latinoamericanos.

Adriano, mi querido amigo, compañero de tertulias madrileñas, en las que compartimos inolvidables momentos, desde el cielo los estará observando con mucho pesar, deseándoles lo mejor del mundo. (El ‘efecto Zapatero’ provoca que España proponga ante la UE eliminar las sanciones a Venezuela)

Conocía a su pueblo como pocos, e interpretaba sus más profundos sentimientos, por eso fue luz en los momentos en los que otros espejismos nos deslubraban. Ahora también, estoy seguro, nos habría dado su sabio consejo para encontrar el mejor camino para volver a casa.

William Cárdenas Rubio-Vargas

Director de Consultores Cárdenas

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído