PUBLICISTA, EX ALCALDE Y MOTOCICLISTA

El internauta Nayib Bukele gana las elecciones presidenciales de El Salvador

El resultado rompe con el bipartidismo que ha gobernado el país en las últimas décadas

El internauta Nayib Bukele gana las elecciones presidenciales de El Salvador
Nayib Bukele. EP

Nayib Bukele ganó este 3 de febrero de 2019 las elecciones presidenciales de El Salvador al obtener más del 53 % de los votos escrutado el 87,6 % del total, una tendencia «definitiva» e «irreversible, según el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Julio Olivo.

El resultado rompe con el bipartidismo de derecha e izquierda que ha gobernado el país por las últimas décadas.

Olivo dijo que Bukele, candidato de la derechista Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA) registraba 1.254.207 votos (53,78 %), seguido del aspirante de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), Carlos Calleja, con 737.412 votos (31,62 %), y el candidato del gubernamental Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Hugo Martínez, relegado al tercer lugar con 321.274 votos (13,77 %).

«Hemos pasado la página de la posguerra», ha asegurado Nayib Bukele tras conocer que ha hecho historia al romper con el bipartidismo que ha habido en los últimos 30 años en El Salvador convirtiéndose en el nuevo presidente del país, a partir del 1 de junio, sin necesidad de que se tenga que celebrar una segunda vuelta electoral el próximo 10 de marzo.

Así, tal como vaticinaban las encuestas, Bukele, de origen palestino, ha arrasado en las elecciones celebradas en el país centroamericano en las que la población ha dicho basta a las dos formaciones políticas que se han alternado en el poder desde 1989: la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), que gobernó durante 20 años y la izquierdista heredera de la ex guerrilla Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que ha ocupado la Presidencia en los últimos diez años.

El empresario y ex alcalde de San Salvador Nayib Bukele ha aglutinado, según los resultados preliminares del Tribunal Supremo Electoral, el 53,83% de los votos a través de su partido conservador Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA). Así, se ha evitado acudir a una segunda vuelta electoral, algo que solo se podía eludir si obtenía el 50% de los sufragios más un voto. Por su parte, el empresario de supermercados Carlos Calleja, candidato de la coalición ARENA, ha sido el segundo más votado, con un 31,59% de los sufragios, seguido de Hugo Martínez, del FMLN, con un 13,76% y Josué Alvarado, de GANA, con un escaso 0,81%.

Así, Bukele no solo ha hecho historia poniendo fin a la alternancia del poder entre ARENA y FMLN, sino que también se convertirá a sus 37 años en el mandatario más joven de El Salvador tras vencer en la sexta elección presidencial desde que finalizara la guerra civil (1980-1992) y se firmasen los acuerdos de paz.

El hasta hoy empresario dedicado a la distribución de motocicletas, ha roto también con todos los esquemas durante los cuatro meses de campaña electoral en los que ha recurrido a Twitter, donde tiene más de 500.000 seguidores, y a Facebook Live para presentar sus propuestas, entre las que destaca la creación de una Comisión contra la Impunidad similar a la que existe en Guatemala y que ha sido denostada y expulsada por el presidente de ese país, Jimmy Morales, por perseguirle a él y a su familia por distintos casos de corrupción.

Bukele ha sido el candidato de los jóvenes en El Salvador, que lo han aupado al poder cansados de ver cómo los partidos tradicionales del país se veían involucrados en distintos casos de corrupción sin que dieran solución a la violencia endémica de las pandillas, que cuenta con entre 30.000 y 60.000 integrantes, y a la pobreza que afecta a tres de cada diez hogares y que empuja cada año a miles de personas a emigrar, sobre todo, a EEUU en busca de una vida mejor.

El futuro presidente, que sustituirá el próximo 1 de junio al primer ex comandante guerrillero que ha gobernado el país, Salvador Sánchez Cerén, del FMLN, quiere pasar página de una historia en la que tres ex mandatarios están involucrados en distintos casos de corrupción. Así, por el partido ARENA, el ex presidente Francisco Flores (1999-2004) falleció en el 2016 mientras enfrentaba a la Justicia por cargos de corrupción, mientras que Antonio Saca (2004-2009) fue condenado en septiembre de 2018 a 10 años de prisión por el desvío de más de 300 millones de dólares durante su gestión. Tampoco se libra el partido gobernante, ya que el ex mandatario del FMLN Mauricio Funes (2009-2014) tiene cuatro órdenes de captura en su contra, acusado del desvío de más de 350 millones de dólares, si bien se encuentra prófugo de la Justicia en Nicaragua donde recibió asilo por el régimen de Daniel Ortega.

El presidente con visera del revés

Nayib Bukele ha querido desligarse de todos ellos pidiéndoles que «devuelvan lo robado» y dando una imagen renovadora de la política en El Salvador, para lo cual viste siempre con ropa casual, como jeans, cazadoras de cuero, zapatillas deportivas y una visera que incluso se la pone al revés para captar la simpatía de la juventud.

Sin embargo, pese a que pretende vender la imagen de que es un ‘outsider’ de la política, Bukele lleva años implicado tanto en la izquierda, como en la derecha. Así, en las elecciones municipales de marzo de 2012, ganó como candidato de FMLN la Alcaldía de Nuevo Cuscatlán, una localidad de 10.000 habitantes cercana a la capital que dirigió hasta el 2015.

La formación, conformada por ex guerrilleros, vio en él la oportunidad de recuperar la Alcaldía de San Salvador, que estaba en manos de la derecha, por lo que le propuso como candidato y logró ganar para el periodo 2015-2018. Durante esos años, Bukele se hizo famoso por restaurar el centro histórico de la capital de El Salvador, si bien se enemistó con su propio partido, el FMLN, que lo llegó a expulsar en octubre de 2017 por un altercado con una concejal que lo denunció por violencia machista.

Ello provocó que el futuro presidente de El Salvador para el periodo 2019-2024 creara el movimiento Nuevas Ideas con el que concurrir a las elecciones celebradas este domingo.

A pocos días de los comicios, logró incorporarse a la conservadora GANA, que es una escisión del partido derechista ARENA, formación que gobernó entre 1989.y 2009 este país de 6,5 millones de habitantes.

Bukele, quien se convertirá en padre de su primer hijo en los próximos meses, cursó estudios de Derecho en una universidad evangélica de San Salvador y a los 18 años ya fundó su primera empresa de publicidad. El futuro Presidente tiene raíces palestinas por parte de sus abuelos paternos, quienes se mudaron a El Salvador en 1913. Además, es hijo del fallecido líder de la comunidad musulmana en este país centroamericano.

Pese a su holgada victoria, Nayib Bukele, cuyo lema de campaña ha sido ‘el dinero alcanza cuando nadie roba’, no lo tendrá fácil para gobernar, dado que su partido solo cuenta con 11 de los 84 diputados de la Asamblea Legislativa, por lo que estará obligado a pactar con las formaciones tradicionales, que no le perdonarán haberlas apartado del poder.

Bukele ha despertado el entusiasmo de la población salvadoreña que ve en él la esperanza de evitar nuevas caravanas de migrantes en busca de un futuro más próspero, razón por la cual miles de personas han colapsado las calles para celebrar y a escuchar el discurso del nuevo Presidente en la céntrica Plaza Morazán de la capital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído