Dictadura en Venezuela

Vídeo: Juan Guaidó le calla la boca a periodista chavista que le acusó de ladrón

El presidente interino de Venezuela respondió a las preguntas sin perder la compostura

Vídeo: Juan Guaidó le calla la boca a periodista chavista que le acusó de ladrón
Juan Guaidó y Pedro Carvajalino

Al presentador de televisión chavista Pedro Carvajalino le salió el tiro por la culata. El esbirro de la dictadura de Nicolás Maduro intentó provocar sin éxito al presidente interino Juan Guaidó a su salida de la sesión de la Asamblea Nacional, a pesar de que horas antes los efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) habían impedido el paso a los medios de comunicación a la institución pública este 7 de mayo de 2019. (Mike Pence: Habrá sanciones contra la Corte chavista e «incentivos» para los militares de Guaidó)

Carvajalino preguntó de forma burlesca a Guaidó por el alzamiento militar, pero la respuesta le dejó sin argumentos: «Lo importante es lo que dicen los venezolanos que están pasando hambre«. El presentador chavista pasó por alto las carencías de los ciudadanos y ha repreguntado «por el dinero robado, por Citgo (empresa distribuidora de combustible venezolana situada en EEUU y en manos de Juan Guaidó)», pero una vez más le dejaron sin argumentos: «No, te recuerdo que yo sólo administro el dinero del Estado». ( Los pactos que habían alcanzado Guaidó y los esbirros del régimen para poner fin a Maduro)

El esbirro chavista lo intentó una vez más al acusar a Guaidó de ladrón y amenazándole con que terminaría en la cárcel. Sin embargo, el presidente interino no borró su sonrisa ni tampoco perdió la compostura como se esperaba. Por lo que simplemente se limitó a responder que «ladrón es el régimen durante 20 años y demostrado por ellos mismos, recuerde a Rafael Ramírez», quien es conocido como el ‘principe de la corrupción’ y uno de los chavistas que ha declarado en el exterior las tramas de corrupción del régimen chavista.

Finalmente, Guaidó recuerda a Carvajalino que él no es juez para amenazarle con la cárcel y sigue con la entrevista de otro medio, mientras que el títere del chavismo seguía revoloteando en la búsqueda de una polémica que sólo se limitó a la humillación pública de un presentador que cada vez más demuestra que la manipulación mediática es el pan de cada día en la dictadura venezolana.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido