Dictadura en Venezuela

El embajador chavista Mario Isea busca aliviar las sanciones europeas ‘seduciendo’ a Pedro Sánchez

El embajador chavista Mario Isea busca aliviar las sanciones europeas 'seduciendo' a Pedro Sánchez
Mario Isea, Tania Díaz y William Castillo

El tiempo se acaba para la dictadura chavista y todos sus representantes están haciendo esfuerzos inhumanos para intentar permanecer en el poder. No sólo dentro del país latinoamericano (donde se han disparado el número de encarcelamientos de presos políticos y las ejecuciones extrajudiciales) sino también en el exterior, donde los embajadores del chavismo están intentando frenar la presión internacional contra el régimen de Nicolás Maduro. ( ‘Guerra’ de Embajadores venezolanos: Ecarri e Isea luchan por lograr el canje del carnet de conducir)

Mario Isea, embajador de Nicolás Maduro en España, ha convocado una rueda de prensa donde ha mostrado su interés de llegar a acuerdos con Pedro Sánchez y el resto de su Gobierno. En concreto, quieren que utilicen su papel protagonista en la Unión Europea para cesar las sanciones y renegociar las condiciones de las relaciones bilaterales. ( Exclusiva de PD: Ciudadanos presiona para sacar al chavista Mario Isea de la Embajada de Venezuela)

Para lograrlo, Isea apela al tradicional sentimiento ‘antiimperialista‘ y a las «feroces» sanciones que se han venido implementando desde Estados Unidos. Sin embargo, no ha hecho ninguna mención a que las presiones de la Administración de Donald Trump son la consecuencia de la usurpación del poder Ejecutivo por parte de Nicolás Maduro, así como de las violaciones constantes a los Derechos Humanos, a las vinculaciones con grupos terroristas (FARC; ELN; ETA; Hezbollah) y los millonarios casos de corrupción que se viven mientras la población vive las penumbra más grandes de su historia.


«Lo que deberían hacer los gobiernos que quieran ayudar a Venezuela es abogar por que se levanten estas sanciones que forman parte de un plan preconcebido, un guion para ahogar la economía y producir un estallido social», ha asegurado Isea, sentenciando: «La amenaza real para el mundo es la locura instalada en el Gobierno de Estados Unidos».

Desacreditar a Juan Guaidó

Con el objetivo de restar importancia a Juan Guaidó, el embajador chavista ha preguntado: «¿Qué pasaría si un chaleco amarillo se autoproclama en los Campos Elíseos o si alguien en el 15M se proclama en la Puerta del Sol?«. Sin embargo, una vez más Isea ha olvidado que las últimas elecciones generales celebradas en Venezuela no fueron aceptadas por la comunidad internacional al considerar que no se cumplían con los mínimos de transparencia. En otras palabras, que estaban manipuladas y que Nicolás Maduro no es el presidente de Venezuela.

La proclamación de Juan Guaidó no es «auto» y mucho menos espontánea, ya que responde a lo establecido en la Constitución de Venezuela, irónicamente creada por el propio gobierno chavista. En este sentido, el presidente de la Asamblea Nacional (que es el cargo que ostenta Juan Guaidó) es la figura que legalmente está obligada a retomar la situación democrática y a convocar a unas elecciones.

De ahí que la mayoría de la comunidad internacional ha aceptado a Juan Guaidó como el presidente interino de Venezuela y que esté apoyando con sanciones la salida del dictador chavista. Un escenario que Isea busca dar una vuelta desde el corazón de Europa, considerando que los gobernantes socialistas y sus antiguos socios de Podemos pueden ser una buena oportunidad para garantizarse la permanencia en el poder.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído