Dictadura en Nicaragua

La líder estudiantil secuestrada por la dictadura de Ortega reaparece con signos de tortura

Había desaparecido cuando intentaba participar en un plantón en el marco de la crisis que vive el país desde abril del año pasado

La líder estudiantil secuestrada por la dictadura de Ortega reaparece con signos de tortura
Zayda Hernández

Nueva agresión contra la libertad en Nicaragua. La líder estudiantil nicaragüense Zayda Hernández, quien había desaparecido reapareció en la Catedral de Managua, confirmó el padre Luis Herrera, rector de la Catedral. (Un periodista crítico con el régimen de Daniel Ortega trasladado al peor calabozo de Nicaragua)

El padre Herrera aseguró que la líder estudiantil tiene señales de agresión en sus brazos. Se desconoce quiénes la trasladaron hasta ese punto. La joven tampoco brindó declaraciones a los medios de comunicación porque se encontraba en estado de shock, informaron medios locales. ( Los obispos de Nicaragua afirman que la libertad no admite plazos, condiciones ni excusas)

La alianza opositora culpó al régimen de Ortega de la desaparición de Zayda Hernández. La joven había desaparecido cuando intentaba participar en un plantón en el marco de la crisis que vive el país desde abril del año pasado.


 

«La Alianza Cívica hace un llamado al Gobierno de Nicaragua a responder ante los llamados de búsqueda del paradero de la activista Zayda Hernández», demandó ese grupo opositor, que es la contraparte del Ejecutivo en la mesa de negociación que se instaló el pasado 27 de febrero con el fin de buscar una salida a la crisis.

La alianza opositora destacó que Hernández es una activista que participó en la primera mesa del fallido diálogo nacional, que se desarrolló entre mayo y julio del año pasado, y fue miembro de la Alianza Cívica. Como activista participó en giras internacionales denunciando los abusos del régimen, indicó.

«Este hecho se corrobora por la publicación de un vídeo en redes sociales donde una persona afín al régimen le grita improperios, para luego documentar, en el mismo vídeo, la presencia policial mencionada», añadió.

Por su lado, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, había publicado un tuit en el que aparecía en una fotografía junto con la joven y demandó al Estado esclarecer el caso.

 

 

«Una simple manifestación es motivo suficiente para un despliegue policial. Están ubicados en cada entrada del templo interrogando a todos los que quieren ingresar», anotó.

Nicaragua enfrenta su peor crisis en décadas que, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), ha dejado 325 muertos desde abril del año pasado.

Otros organismos locales cifran en 593 los fallecidos, mientras que el Gobierno de Ortega reconoce 199 y denuncia un intento de golpe de Estado.

La CIDH también cuenta al menos 809 «presos políticos», más del doble de los que reconoce el Gobierno, que lo denomina «terroristas», «golpistas» o «delincuentes comunes».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído