El ‘club de los rojos’: Dónde quedaron los principales ‘amiguetes del poder’ y asalariados de Hugo Chávez

El 'club de los rojos': Dónde quedaron los principales 'amiguetes del poder' y asalariados de Hugo Chávez
El club de los rojos PD

Hugo Chávez es el principal personaje del ‘socialismo del siglo XXI’. Un movimiento que ha llevado a Venezuela a vivir la mayor crisis política, social y económica de su historia. A pesar de su abismal fracaso, su influencia se expandió por América Latina y generó, y está generando, estragos en países como Brasil, Argentina, Bolivia, México, Ecuador, Cuba, Nicaragua, Uruguay, Colombia y España.

El expresidente venezolano se creo su ‘club de los rojos’, donde estableció alianzas estratégicas que aún permiten que Nicolás Maduro permanezca en el poder, a pesar de que es reconocido por la comunidad internacional como un dictador. Ésta es la situación actual de los principales ‘amiguetes del poder’ y asalariados de Hugo Chávez.

Luiz Inácio Lula da Silva (Brasil)

Al igual que Hugo Chávez, Lula logró contar con una gran popularidad. Sin embargo, fue cuestión de tiempo antes de que se conociera que detrás del carismático representante del Partido de los Trabajadores había un gran corrupto. Es importante recordar que, en marzo de 2016, en medio del escándalo de corrupción de Petrobras y 11 días después de su detención para ser interrogado por su supuesta participación, fue nombrado Ministro de la Casa Civil, por el gobierno de Dilma Rousseff, su compañera de partido.

Si bien pudo disfrutar por un tiempo de inmunidad judicial, el 12 de julio de 2017 Lula fue condenado en primera instancia a nueve años y seis meses de prisión por el juez Sérgio Moro. Es la primera vez en la historia de Brasil que un expresidente es condenado por corrupción pasiva. Actualmente, se encuentra en prisión tras haberse entregado el 7 de abril de 2018.

Cristina Fernández de Kirchner (Argentina)

La relación de Hugo Chávez fue muy cercana con Néstor Kirchner, el esposo de Cristina Fernández de Kirchner. Ambos han mantenido una relación cercana con el régimen chavista, así como con una de sus características más comunes: la corrupción. Muchas estimaciones indicaban que el saqueo de la corrupción que tuvo lugar en Argentina entre 2003 y 2015 fue aproximadamente de un Producto Bruto Interno. No en vano, Cristina está siendo investigada por 51 obras públicas de seguridad vial en la provincia de Santa Cruz, feudo de los Kirchner, cuya ejecución fue adjudicada a Austral Construcciones, la empresa de Lázaro Báez.

Austral se encargó del 82% de las licitaciones de obra pública en Santa Cruz durante la presidencia de Néstor Kirchner y percibió en total más de 4.000 millones de pesos (unos 80 millones de euros al cambio actual). Báez también está implicado en una presunta operación de lavado de dinero en el Principado de Liechtenstein. Está previsto que el juicio se prolongue durante meses, sin necesidad de que Kirchner siga asistiendo.

A la espera de que la Justicia haga su trabajo, Cristina Fernández de Kirchner está a las puertas de volver al poder ejecutivo de la mano de su títere: Alberto Fernández, quien ya ha dado pinceladas de que seguirá la política establecida por los Kirchner y, posiblemente, de sus negocios fraudulentos.

Rafael Correa (Ecuador)

El líder ecuatoriano fue una de las grandes figuras vinculadas a la investigación del caso Odebrecht. La popularidad del ‘amiguete’ de Hugo Chávez fue cayendo tras 16 meses de irregularidades detectadas durante su Gobierno y de ataques del nuevo Ejecutivo a la gestión heredada. La Fiscalía General le ha puesto el ojo a él y a la cúpula de colaboradores que ocuparon altos cargos y órganos de control durante los 10 años del correísmo. Para evitar terminar en prisión como Lula, Correa decidió fugarse de su país alegando que no confía en el sistema de justicia. Sin embargo, quedó en evidencia que es un intento desesperado por no asumir su responsabilidad legal.

Evo Morales (Bolivia)

En las elecciones de 2005, Morales obtuvo casi el 54% de los votos, por lo que se convirtió en el primer presidente de origen indígena. Desde su llegada al poder, realizó los mismos pasos de Hugo Chávez para lograr garantizar la elección indefinida y, por ende, seguir gobernando todo el tiempo que le sea posible. Una fórmula empleada por los dictadores modernos que intentan garantizar con leyes su permanencia en el poder, así como es el caso de Nicolás Maduro. La mayoría de los bolivianos piensa que su presidente, Evo Morales, es un «dictador» por no respetar el referéndum realizado el 21 de febrero de 2016 que lo inhabilitó para otro mandato y que él decidió desconocer, así como lo muestra la encuesta realizada por Mercados y Muestras para el sitio Página Siete.

Andrés Manuel López Obrador (México)

El presidente ya es conocido como el ‘nuevo Hugo Chávez de México’. Sus discursos, ideología y leyes recuerdan los primeros años del régimen chavista. Sin embargo, su relación va mucho más allá de las influencias y era el candidato que justamente el líder bolivariano quería colocar en México. De ahí que fuera quien financiara sus campañas políticas.

El expresidente mexicano Felipe Calderón se reunió el 19 de octubre de 2009 con el director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos, Dennis Blair, a quien expresó su preocupación por la creciente influencia en México del mandatario de Venezuela, Hugo Chávez. También manifestó su convencimiento de que el gobernante venezolano financió la campaña de su principal rival, Andrés Manuel López Obrador, candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en los comicios de 2006, revela una serie de documentos etiquetados como secretos y emitidos por la embajada estadunidense en México, publicados por Wikileaks. En este sentido, el dinero del chavismo fue una de las plataformas que permitieron a AMLO llegar hasta el poder.

Fidel Castro (Cuba)

La simbiosis entre Fidel Castro y Hugo Chávez era evidente. Desde el fallecimiento del dictador, el 25 de noviembre de 2016, Cuba ha seguido sometida bajo las ideas del comunismo. Esas que ha garantizado en las instituciones públicas tanto de su país como en Venezuela y otras regiones de América Latina. Miguel Díaz-Canel se había convertido en la oportunidad para una transición hacia la democracia, pero sus decisiones en el poder sólo apunta a una continuidad del régimen castrista.

Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero

No todas las amistades peligrosas de Hugo Chávez fueron presidentes. Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero fueron dos de sus asesores más cercanos y coresponsables de la situación que actualmente se vive en Venezuela. No en vano, recibieron importantes sumas de dinero para marcar la hoja de ruta que seguiría el gobierno boliviariano. A pesar de que Pablo Iglesias ha intentado disimular su apoyo al régimen chavista para intentar crecer en su trayectoria política en España, Juan Carlos Monedero se ha mantenido firme en su respaldo a una de las dictaduras más crueles de América Latina. Eso sí, sin dejar de echar la carnada por si también pican otros de los ‘amiguites’ del Club de los rojos, como quedó de manifiesto a sus visitas a México o a Colombia, donde tiene una muy buena relación con quienes fueron los líderes de las FARC.

Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído