Venezuela un país ‘zombie’: Las fotos de la destrucción del patrimonio arquitectónico

Venezuela un país 'zombie': Las fotos de la destrucción del patrimonio arquitectónico
Caracas PD

A medida que la economía y la política de Venezuela se desmoronan, su patrimonio arquitectónico se desmorona junto con ellos. El país devastado, una vez el más rico de América Latina, es un alboroto de estructuras: estacionamientos utilizados como refugio, edificios coloniales, obras públicas socialistas a medio construir, complejos de barrios marginales improvisados, en la ladera, centros comerciales sin clientes.

Pero cientos de edificios notables han sido abandonados o destruidos. La ciudad capital de Caracas es el hogar de la mayor parte de este patrimonio, especialmente las construcciones Art Deco, Bauhaus y Brutalist que lo convirtieron en un centro de arquitectura moderna en la región, junto con Ciudad de México, Brasilia y Río de Janeiro.

“La arquitectura moderna en Caracas es notable. Es una característica importante de esta ciudad”, dijo Hannia Gómez, arquitecta y directora de la sucursal venezolana de Docomomo, una organización internacional sin fines de lucro dedicada a la conservación de edificios modernos. “Pero gran parte de este patrimonio está muy deteriorado“.

Entre los ejemplos más destacados se encuentra la Ciudad Universitaria de Caracas, etiquetada como Patrimonio de la Humanidad. por la UNESCO. El campus tiene obras de arte de Victor Vasarely y Fernand Léger. Los paneles acústicos “Nubes” en forma de nube en la sala de conciertos Aula Magna son considerados una obra maestra del escultor Alexander Calder. Pero la universidad se ha convertido en una exhibición de fachadas decrépitas, vidrios rotos y paredes cubiertas de graffiti. La basura no se recoge y la vegetación no se corta. El campus a menudo se convierte en un campo de batalla entre estudiantes de la oposición y grupos armados leales al tirano Nicolás Maduro.

La Quinta Las Guaycas fue la primera construcción moderna de la ciudad, diseñada por el arquitecto español-venezolano Manuel Mujica Millán. Fue terminado en 1932 y el propio Millán vivió allí durante algún tiempo. Hoy está abandonado, a excepción de los ocupantes ilegales, con pintura astillada en toda la fachada sucia y ladrillos expuestos. Las ventanas están tapiadas y la vegetación se ha apoderado del jardín delantero, junto con un carro de perros calientes destrozado.

A pocas cuadras se encuentra el edificio neo vasco Toki Eder, construido en la década de 1940, con una fachada animada por relieves curvilíneos y adornos, como pergaminos y conchas. Era un edificio emblemático en un barrio que alguna vez fue el lugar más elegante de Caracas. Ahora, se está pudriendo y sellado.

El imponente Hotel Miramar, en primera línea de mar, fue una vez una confección que combinaba estilos Art Nouveau, vernáculo caribeño y Art Deco. Todo ha sido destruido excepto la estructura básica: pilares y paredes. En el interior solo hay montones de escombros que alguna vez fueron techos. No quedan casi nada de las cúpulas que alguna vez fueron sus características distintivas. Pero el esqueleto es tan masivo, y sus huesos estructurales son tan hermosos que conserva una grandeza elemental.

No todo el patrimonio arquitectónico de Caracas está en ruinas. Algunos edificios coloniales controlados por el régimen de Maduro en el centro de la ciudad, tan antiguos como el siglo XVII, están abiertos para visitas. También lo es la Villa Planchart modernista de propiedad privada , diseñada por Gio Ponti, el arquitecto italiano también responsable de la segunda encarnación del Museo de Arte de Denver. El Tamanaco, un hotel de estilo piramidal que se inauguró en la década de 1950, sigue en buen estado y aún recibe a los huéspedes.

La arquitectura moderna en Venezuela floreció entre los años 50 y 70 gracias a una combinación de factores: el auge petrolero y la migración desde Europa. “Muchas familias que vinieron eran personas educadas de Italia, España y Portugal“, dijo Miguel Miguel García, curador, investigador y crítico de arte de Caracas.

La inversión en arquitectura moderna cayó después de repetidas crisis económicas en la década de 1980. El surgimiento del chavismo en la década siguiente tuvo un impacto mixto: bajo el presidente Hugo Chávez, funcionarios y expertos realizaron el primer y único inventario del patrimonio cultural de Venezuela. Eso significaba nuevas reglas de preservación que restringían las renovaciones y enojaban a los propietarios.

Pero las leyes son vagas y la aplicación es menos estricta para los bienes inmuebles propiedad de partidarios del régimen, según Melin Neva, arquitecto y miembro de la organización Paisaje Ciudad Ciudadania, que promueve el patrimonio urbano de Caracas. Las autoridades nunca han apoyado financieramente los esfuerzos de preservación, agregó.

Si bien los gobernantes socialistas han conservado al menos las fachadas de algunos edificios más antiguos, han descuidado el modernismo, que asocian con los valores extranjeros, dijo Neva.

El Ministerio de Cultura y el Instituto del Patrimonio Cultural no respondieron a las solicitudes de comentarios. Después de la muerte de Chávez en 2013, la economía comenzó a desmoronarse como resultado de la disminución de los precios del petróleo y años de mala gestión y corrupción. El hambre, la hiperinflación y el crimen habían empujado a 4,3 millones fuera del país en agosto. Caracas está llena de propiedades vacías.

“La sociedad está tan absorta en los problemas que nadie presta atención a la preservación“, dijo Neva, y agregó que es un error considerar que el patrimonio es menos importante que la comida y la medicina. “Las sociedades devastadas pueden superar los períodos oscuros, gracias a la conciencia del valor de su patrimonio. El patrimonio es la reserva moral que permite la reanudación del desarrollo“.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído