Opinión: ¿Por qué pasó en Chile y no en Venezuela?

Opinión: ¿Por qué pasó en Chile y no en Venezuela?
Manifestación en Chile PD

Los pueblos y especialmente, los latinoamericanos, tienen vasos conductores directos para transmitir las angustias, desencantos, aspiraciones para comunicarse. Desde que la globalización es una realidad, nadie puede entender una situación, un evento, sin mirar a los vecinos. Ciertamente no es una formula al 100% porque las ciencia sociales no son una ciencia exacta y aquí dos más dos puede ser ocho y no cuatro como seria matemáticamente.

Por eso, mientras Chile tiene uno de los estándares de vida más altos de América y uno de los mejores del mundo y Venezuela es un país prácticamente en destrucción, el primero reacciona y el segundo emigra.

Claro el caso de Venezuela no puede ser analizado solo por las apariencias. Nosotros tuvimos el 2002, 2014, 2017 y parte de 2019; la gente salió a la calle. Se realizó la mamá de las marchas, huelgas, paros, sanciones, y sin embargo la dictadura socialista no cayó.

Para muchos esto no es ni siquiera una dictadura y he allí el primer problema: Saber a qué nos enfrentamos. El segundo, doloroso y duro decirlo, molesto para muchos: Nuestra oposición no es la que nos merecemos, es solo la que tenemos.

En la vida cotidiana, más de una vez nos enteramos de hombres o mujeres que han dejado a su pareja, bella, preparada, buena madre o buen padre, trabajador, con recursos, etcétera  para unirse con alguien completamente contrario, que nada aporta y que hasta golpes le infringe.

Pudiéramos empezar a buscar las causas allí.

Muchos venezolanos emigraron huyendo de una crisis, de una situación que ahora vuelven a vivir en el país suramericano donde están y otros incluso no la vivieron.

Muchos aseguran la autoría de Nicolás sobre lo sucedido en Chile y Ecuador. Audios, cadenas, abundan.

No niego que la situación alegra a la izquierda mundial, entre ellos Maduro. Es más creo que hay participación de directrices directas del Foro de Sao Paulo en los eventos. Descarto por completo que sea Maduro el motor de eso. Es darle mucha importancia y no la tiene. Él es un accidente y no una causa.

Mi preocupación es la siguiente: Admitiendo aun en un supuesto negado, la propiedad intelectual del Foro diabólico, de Maduro, de Raúl Castro, y de quien usted quiera ¿Por qué la gente o una gran mayoría se ha sumado y no ha impedido los hechos? Hablo con mucha gente de Chile, no con venezolanos que evidentemente de estar en el desierto, ven a esa tierra austral como el paraíso perdido, y me dicen que el costo de la vida es muy alto, hay muchas críticas a la clase política, al sistema de salud, y pare usted de contar. Lo mismo puede decirse con Ecuador. Es más muchos, no sé qué porcentaje respaldan a los jóvenes no obstante los cuantiosos destrozos que ya superan los 300 millones de dólares.

Hay algo que no vemos, no comprendemos.

Peor aún, porque nada de eso se ha producido en Venezuela en los últimos meses donde la crisis ha aumentado, tomando en consideración un gobierno, que critica la represión que aquí práctica, tiene más de mil presos políticos, se niega a cualquier fórmula seria de salida y se empeña en un programa económico nefasto, produciendo solo hambre y miseria.

¿Qué sobró en Chile, Ecuador, hasta el mismísimo Perú, que aquí no tenemos?

El Foro de Sao Paulo, hace seguimiento y coadyuva. La respuesta masiva indica que algún punto de encuentro, de sintonía, tienen.

No voy a responder. Yo tengo una explicación clara y precisa. Esta vez quiero que mis lectores piensen y se respondan.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído