HISTORIAS DE LAS EXHUMACIONES

La ‘maldición secreta’ a la que se enfrentan los «profanadores» de Franco: Dos ejemplos históricos y 13 muertos

Las exhumaciones de los cadáveres de Tutankamón y de Simón Bolívar han sido asociadas a fallecimientos posteriores por quienes protagonizaron dichos eventos

La 'maldición secreta' a la que se enfrentan los "profanadores" de Franco: Dos ejemplos históricos y 13 muertos
Exhumación de Francisco Franco PD

La exhumación de Francisco Franco abrió las puertas del pasado. No sólo por revivir las heridas de la trágica Guerra Civil que se vivió en España entre 1936 y 1939, sino porque los más supersticiosos creen que los «profanadores» [como han llamado los seguidores del dictador español al equipo encargado de sacar los restos] podrán enfrentar una maldición secreta. Un castigo místico por haber interrumpido a un difunto en su descanso eterno, así como ya ha ocurrido en otras exhumaciones reconocidas, como fueron la realizada por el egiptólogo Howard Carter en la década de 1920 o, posteriormente, con el anhelo del dictador venezolano Hugo Chávez de meter sus manos en la tumba del Libertador Simón Bolivar.

En ambos casos, fue cuestión de tiempo para que una muerte súbita alcanzase a quienes decidieron irrumpir en el descanso eterno de los famosos personajes históricos. Ahora, en España, la pregunta recae en el Valle de los Caídos: ¿Existe un riesgo para quienes han sacado el cuerpo de Francisco Franco? Estos son dos ejemplos que hacen inclinar la balanza a los más supersticiosos.

La maldición de Tutankamón

Cuando el egiptólogo Howard Carter llegó a la cámara real donde descansaba el sarcófago del faraón desde hacía tres mil años empezaron a morir personas que habían visitado la tumba, lo cual es conocido popularmente como la Maldición del faraón.

Lord Carnarvon había sufrido un grave accidente de coche unos años antes, que le había afectado entre otras cosas a los pulmones, y vivía en Egipto porque el clima más seco era mejor para su salud. En marzo de 1923, cuatro meses después de abrir la tumba, Lord Carnarvon fue picado por un mosquito y poco después se cortó la picadura mientras se afeitaba, causandole una septicemia que se extendió por todo el cuerpo. Una neumonía le atacó mortalmente (en un tiempo en que no existía la penicilina ni otros antibióticos solo le aplicaron suero), que murió la noche del 5 de abril.

A la muerte de Lord Carnarvon siguieron varias más. Su hermano Audrey Herbert, que estuvo presente en la apertura de la cámara real, murió inexplicablemente en cuanto volvió a Londres​. Arthur Mace, el hombre que dio el último golpe al muro para entrar en la cámara real, murió en El Cairo poco después, sin ninguna explicación médica. Sir Douglas Reid, que radiografió la momia de Tutankamon, enfermó y volvió a Suiza donde murió dos meses después. La secretaria de Carter murió de un ataque al corazón, y su padre se suicidó al enterarse de la noticia. Finalmente, un profesor canadiense que estudió la tumba con Carter murió de un ataque cerebral al volver a El Cairo.

La maldición de la tumba de Bolívar

El escritor Francisco Rivero fue el primero y es el más citado por observar un patrón entre quienes protagonizaron la exhumación del cadáver del Libertador Simón Bolívar, algo que ocurrió el 16 de julio del año 2010.

Las causas de los fallecimientos han sido accidentes, violencia y enfermedades.

Por ejemplo, la tesis que impulsaría a Hugo Chávez para extraer el cadáver fue el libro del escritor e investigador Jorge Mier Hoffman, que planteaba la posibilidad de que el Libertador Simón Bolívar hubise sido asesinado. Esa fua la motivación o la excusa perfecta para que Chávez ordenara su exhumación.

Mier Hoffman fue asesinado en la isla venezolana de Margarita, las causas inicialmente apuntaron al robo, sin embargo, la justicia venezolana determinó posteriormente que se trataba de un caso de sicariato. La muerte de Mier ocurrió el 17 de este mismo mes pero del 2015.

Valero contabilizó siete fallecimientos que, además de Mier, incluían al diputado chavista, Luis Tascón (cáncer de cólon – agosto de 2010), el general retirado Alberto Müller Rojas (causa desconocida – agosto del 2010) el exgobernador del estado venezolano de Guárico, William Lara (ahogamiento – septiembre del 2010); el contralor General venezolano, Clodosbaldo Russián (apoplejía – junio del 2011) y por supuesto, Hugo Chávez (cáncer – marzo de 2013).

A ellos habría que sumar al parlamentario del régimen, Robert Serra (asesinato – octubre de 2014).

De los que presenciaron la exhumación de Simón Bolívar, quedan con vida la exfiscal venezolana, Luisa Ortega Díaz; y el gobernador de Aragua (ministro del Interior para la época) Tareck El Aissami.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído