Luis Alfonso de Borbón: El ‘Príncipe’ franquista acusado de ganar una fortuna a la sombra del chavismo

Luis Alfonso de Borbón: El 'Príncipe' franquista acusado de ganar una fortuna a la sombra del chavismo
Luis Alfonso de Borbón PD

Luis Alfonso de Borbón es el presidente de honor de la Fundación Francisco Franco, participa visible y activamente de actividades y manifestaciones políticas de ultraderecha y sin embargo es director del banco venezolano de su suegro, Víctor Vargas, padre de su mujer, y magnate que hizo su fortuna al calor del chavismo y la revolución bolivariana.

Víctor Vargas, que se definió a sí mismo como «un socialista real» en The Wall Street Jounal, es conocido en Venezuela como «el banquero rojo». Para que digan que los franquistas no creen en la pluralidad política… Unir apellidos le sale muy rentable de Luis Alfonso, capaz de ser a la vez un Franco, un Borbón y ahora emparentado con el chavismo. Un artista. Pero su banco venezolano tiene problemas.

El jueves, durante la exhumación de los restos de Franco, Informalia titulaba así una de las crónicas del acontecimiento: «Un Franco y un Borbón, al frente de quienes portan el ataúd del dictador». En efecto, uno de los nietos de Franco, Cristóbal, iba a un lado y un bisnieto, también bisnieto de Alfonso XIII, al otro. De este costalero que sostenía el féretro hablamos mes y medio antes, cuando el Banco Occidental de Descuento (BOD) de Venezuela, del que es vicepresidente, fue intervenido.

Los ahorros de muchos venezolanos

Decenas de miles de venezolanos se acordaron al ver desde el otro lado del charco a Luis Alfonso de Borbón de los ahorros perdidos, los que tenían en esa entidad financiera. El hijo del fallecido Alfonso de Borbón Dampierre, duque de Cádiz, y primo carnal de don Juan Carlos, y de Carmen Martínez-Bordiú, duquesa de Franco, estudió empresariales en la Cunef y trabajó durante varios años para el banco BNP Paribas en Madrid.

Pero el renglón más significativo de su currículo es que esta casado con Margarita Vargas, hija de Víctor Vargas, el dueño del grupo financiero venezolano BOD, que colocó a su yerno de vicepresidente. Al fin y al cabo, son familia y Luis Alfonso, además de ser candidato al trono de Francia, para el que se postula, es el padre de sus nietos. Fusionar el holding que floreció al calor del chavismo con el apellido Borbón le pareció una buena idea al patriarca Vargas. Pero miles de ahorradores venezolanos que temen haberlo perdido todo no piensan igual.

Un tribunal de Curazao ha declarado en quiebra al Banco del Orinoco. A principios de octubre, el Banco Central de Curazao y San Martin declaraba en quiebra la filial del BOD en las Antillas Holandesas —Banco del Orinoco—, acusándola de no disponer de fondos suficientes para hacer frente a sus depósitos y de haber falsificado documentación clave sobre el estado financiero de la compañía. En enero, los activos del banco estaban valorados en casi 1.200 millones de dólares, pero cuando el ente emisor curazoleño lo intervino  dijo que no había ni para pagar las nóminas de los empleados. Algunos afectados hablan de unos 700 millones de dólares en juego. El Grupo BOD niega informaciones publicadas en medios venezolanos sobre una posible investigación sobre Luis Alfonso de Borbón y otros directivos del grupo.

«Muy al contrario de lo que afirman las malintencionadas publicaciones de prensa que sólo buscan desprestigiar la reputación de Luis Alfonso de Borbón, nuestro director se encuentra en este momento en contacto directo con sus clientes (…) cumpliendo cabalmente sus responsabilidades de manera cotidiana», reza la única respuesta de los propietarios de la entidad señalada por los ahorradores como responsable de sus ruinas. Un dato: en enero de este año, los activos del banco estaban valorados en casi 1.200 millones de dólares, pero cuando el ente emisor curazoleño lo intervino dijo que no había ni para pagar las nóminas de los empleados.

BOD considera «desproporcionada» la medida de las autoridades panameñas y asegura a sus clientes que la solidez de AllBank Corp está garantizada: «Estamos ejecutando acciones para revertir la medida acordada por la Superintendencia de Bancos de Panamá y normalizar las operaciones de manera inmediata en beneficio de nuestros clientes».

A pesar de que el suegro de Luis Alfonso de Borbón niega los hechos, el holding está bajo investigación en Venezuela, donde el tribunal supremo del país de Chávez ha paralizado la intervención. En otros países siguen adelante las acciones para intervenir la entidad.

El propio Vargas y el marido de su hija, Luis Alfonso de Borbón, son señalados como responsables directos por los perjudicados de retener los fondos bancarios en divisas, depositados en sus bancos en el exterior. De hecho, se están organizando en varios grupos para intentar recuperar sus depósitos por la vía legal. Luis Alfonso de Borbón mantiene responsabilidades directas en los negocios de su suegro. Vargas utiliza a menudo a su yerno borbónico como agente comercial para atraer clientes importantes, exhibiendo la carta de presentación de Luis Alfonso de Borbón: bisnieto de Franco y del rey Alfonso XIII, aspirante al trono de Francia y marido de su hija Margarita. En Venezuela le apodan El Príncipe.

Curiosamente, Alfonso de Borbón es el presidente de honor de la Fundación Francisco Franco desde la muerte de su abuela, está comprometido políticamente y forma activa con elementos de ultraderecha, incluso más allá de Vox, cosa que no oculta en absoluto, mientras que su suegro y jefe, Víctor Vargas es conocido como «el banquero rojo» por sus vínculos con el fallecido Hugo Chávez y su sucesor en el poder, Nicolás Maduro.

Al margen de la fortuna que herede de su madre, por su posición en la corporación y en la familia, Luis Alfonso de Borbón y su esposa Margarita viven como auténticos multimillonarios. Hablamos de aviones privados, yates de lujo, caballos de raza, equipos de polo, mansiones a ambos lados del Atlántico. «Mis hijos nunca han volado en comercial», suele presumir Víctor Vargas, venezolano como los millones de compatriotas suyos que tienen serios problemas para encontrar alimentos o medicinas y que tratan de abandonar el horror del país de maduro del mondo que sea para sobrevivir.

Cuando asiste a grandes premios de Fórmula Uno, Vargas disfruta de libre acceso al paddock de Ferrari, lo cual tiene una explicación. «Soy uno de sus mejores clientes», contesta el propio Vargas. «La gente escribe historias de mí diciendo que tengo un Ferrari, un avión y un yate. Pero no es verdad. Tengo tres aviones, dos yates y seis casas. ¡He sido rico toda mi vida!», dijo en una entrevista con el Wall Street Journal.

Él se define a sí mismo como un socialista en el sentido real de la palabra». Eso no parece molestarle a su yerno, un franquista declarado. Cuando los intereses económicos están en juego, Luis Alfonso no cierra las puertas a los ‘rojos’ socialistas. Vargas llegó a ser detenido por los servicios venezolanos de inteligencia pero fue puesto en libertad a las pocas horas. En 2013, Víctor Vargas se divorció de su esposa después de tres décadas de matrimonio para casarse con una modelo y diseñadora de joyas 30 años menor que él y con la que volvió a ser padre sexagenario, por partida doble.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído