El contrayente español solía proceder de ambientes marginales

Un cura, entre los detenidos de una red de matrimonios de conveniencia

La cabecilla es una mujer llamada Claudia, que se hace pasar por abogada

Claudia, colombiana y nacionalizada española, quien, a través de una supuesta gestoría en el barrio de Carabanchel y haciéndose pasar por abogada, era la encargada de realizar estos casamientos

Habían montado el negocio redondo. Y aunque pueden caer más, ya son 34 personas los detenidos por la Policía Nacional en la llamada Operación Escarlata. Todos ellos integraban una red internacional de matrimonios de conveniencia que llegó a concertar más de un centenar de enlaces entre colombianos y españoles para legalizar su situación de residencia en España.

La mayoría de los inmigrantes irregulares, de nacionalidad colombiana y vinculados al narcotráfico, pagaban entre 10.000 y 12.000 euros por un matrimonio con un español y legalizar así sus «papeles».

El español, que era captado en ambientes marginales, recibía unos 3.000 euros y los testigos de la boda unos 200 euros.

A cambio del dinero, los inmigrantes podían obtener un permiso de residencia en España y, posteriormente, gestionar su nacionalización, según fuentes policiales.

La red celebró más de cien bodas amañadas en once parroquias madrileñas, entre ellas la de San Manuel y San Benito, situada en la calle de Alcalá junto al parque del Retiro y muy «cotizada» entre los novios de la capital.

Fuentes de la investigación han dejado claro que ninguno de los párrocos estaba al tanto de que se trataba de matrimonios de conveniencia, salvo el sacerdote de origen colombiano que ha sido detenido.

FALSIFICACION DE DOCUMENTOS

Las iglesias utilizadas por la red son: San Francisco de Asís, San Manuel y San Benito, San José Obrero, San Roque, Cristo de la Paz, San Romualdo, San Ildefonso, Virgen de la Fuensanta, San Félix, San Pedro Apóstol y Ascensión de Nuestro Señor, según confirmaron a Europa Press fuentes policiales

Entre los detenidos se encuentran un sacerdote colombiano, una funcionaria y una abogada. La red empezó celebrando matrimonios «blancos» o de conveniencia y últimamente ya falsificaba los documentos sin necesidad de realizar el enlace.

Entre los miembros de esta red destacaba una mujer, de apodo «Claudia», colombiana y nacionalizada española, quien, a través de una supuesta gestoría en el barrio de Carabanchel y haciéndose pasar por abogada, era la encargada de realizar estos casamientos previo pago y que entre sus contactos tenía a algunos funcionarios. Siempre acudía a los mismos Registros Civiles y Juzgados de Paz.

LA PODEROSA «CLAUDIA»

La Policía estima que «Claudia» podría haber mediado en al menos 56 matrimonios civiles celebrados en el Juzgado de Paz de Torrelodones (Madrid), y otros 22 enlaces canónicos en distintas parroquias madrileñas.

Medio centenar de policías nacionales, con la colaboración de una treintena de agentes municipales del grupo RUTAS, han participado en la «Operación Escarlata» que se ha desarrollado en distintos muncipios próximos a Madrid, como el de Torrelodones y Valdemoro.

En esta localidad fue detenido el cura colombiano, la funcionaria y la abogada.

A los arrestados en esta operación policíal, que sigue abierta por lo que no se descartan nuevas detenciones, se les imputan delitos de asociación ilícita, contra el derecho de los ciudadanos extranjeros, estafa, falsedad documental e infracción a la ley de extranjería.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído