Pese a las claras evidencias de que sólo fue una revuelta policial, José Miguel Insulza, avala a Correa

Secretario de la OEA está «convencido» que en Ecuador hubo un intento de golpe de Estado

"Hechos de Ecuador demuestran que la democracia sigue amenazada en la región", señaló

"Sí hubo un intento de golpe de Estado" en Ecuador, afirmó Insulza al presentar su informe sobre su visita el pasado viernes a Quito en una reunión extraordinaria de la OEA en Washington

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, se mostró hoy convencido de que lo sucedido la semana pasada en Ecuador fue un intento de golpe de Estado y advirtió que este caso demuestra que la democracia sigue amenazada en la región.

«Sí hubo un intento de golpe de Estado» en Ecuador, afirmó Insulza al presentar su informe sobre su visita el pasado viernes a Quito en una reunión extraordinaria de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington.

«Esto demuestra que en nuestro continente todavía existen quienes más allá de encontrarse en minoría están dispuestos a actuar y aprovechar cualquier coyuntura para provocar desestabilizaciones en regímenes democráticos», alertó Insulza.

«Por eso tenemos que mantenernos alerta, no sólo en Ecuador sino en el continente entero», urgió el titular de la OEA en declaraciones citadas por la agencia DPA.

El ex canciller chileno admitió que hasta los sucesos de la semana pasada pensaba que casos como el golpe de Estado de Honduras el año pasado constituían una «excepción» en el hemisferio, pero subrayó que los hechos en Quito le han hecho cambiar de opinión y ahora está convencido de la necesidad de que todo el continente «defienda» la democracia.

«No estamos como pensamos durante los últimos cinco años en que no ocurrieron estos hechos», reconoció.

«Estos problemas no han dejado de ocurrir y pueden volver a hacerlo», por lo que «más allá de las diferencias que existen» entre los gobiernos de la región «tenemos que hacer cada vez un esfuezo mayor por unificarnos en torno a los principios que nos unen», insistió.

El jefe de la OEA viajó a Quito el viernes a manifestar su apoyo al presidente, Rafael Correa, tras los disturbios policiales del jueves que el mandatario ecuatoriano ha seguido sosteniendo fue un intento golpista y no una mera revuelta.

Insulza respaldó hoy esta tesis y también consideró que tras los disturbios había «otras fuerzas» con intereses más allá de una mera protesta económica.
«Probablemente parte importante del contingente policial que se insurreccionó puede haber sido convencido o llegado a esta sublevación con argumentos económicos», señaló.

«Pero no me cabe duda de que la intención de otros que probablemente no fueron vistos en primera fila era la de llevar la insurrección hasta una situación de ingobernabilidad y provocar una desestabilización del gobierno del presidente Correa», sostuvo.

Insulza apoyó esta visión en la «estrategia» que dijo se siguió durante las largas horas de protestas en Quito.

«Lo que se estaba haciendo no era crear un foco de conflicto sino muchos en el país (…) la estrategia fue copar los cuarteles (…) Lo que consiguió detenerse en Quito fue un intento de golpe de Estado», zanjó.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído