La Policía Nacional ha desarticulado en la ciudad condal un grupo organizado dedicado a la explotación sexual de mujeres

Detenida una banda que controlaba 11 prostíbulos en Barcelona y Mataró

La mayoría de los locales estaban situados en pisos y camuflados como sociedades de otras actividades

Detenida una banda que controlaba 11 prostíbulos en Barcelona y Mataró
Implicados en la red de prostitución. EFE.

La Policía Nacional ha desarticulado en Barcelona un grupo organizado dedicado a la explotación sexual de mujeres y que contaba con 11 prostíbulos en la capital catalana y Mataró

La Policía Nacional ha desarticulado en Barcelona un grupo organizado dedicado a la explotación sexual de mujeres y que contaba con 11 prostíbulos en la capital catalana y Mataró.

En esta operación han sido detenidas un total de 20 personas que explotaban a mujeres, principalmente extranjeras en situación irregular, para lo cual utilizaban diversas sociedades mercantiles como tapadera de esta actividad. A los arrestados -12 de nacionalidad española y el resto de Croacia, Nigeria, Marruecos, Brasil, República Dominicana, Rumania, Colombia y Portugal- se les imputan los presuntos delitos de favorecer la inmigración ilegal, relativo a la prostitución, contra los derechos de los trabajadores, falsedad documental, usurpación del estado civil y lesiones.

La policia comenzó a investigar tras detectar una serie de inmuebles en Barcelona que funcionaban como saunas de relax o prostíbulos, controlados por una misma organización y en los que podrían estar siendo explotadas sexualmente mujeres extranjeras en situación irregular. Dichos locales se anunciaban en distintas páginas de Internet y prensa escrita. En la operación policial se realizaron inspecciones en los diferentes locales. Durante el operativo se registraron diez prostíbulos en Barcelona y otro más en Mataró, donde fueron identificadas un total de 93 personas. La mayoría de los locales funcionaban las 24 horas y en ellos vivían algunas de las meretrices.

Camuflados como peluquerías

En cada prostíbulo, una encargada se encargaba de recibir a los clientes, presentarles a las distintas mujeres disponibles en cada momento y controlar el tiempo y duración de los servicios sexuales, por los que abonaban entre 60 y 80 euros cada media hora. Las mujeres estaban obligadas a repartir esta cantidad con los responsables del local al 50%.

Asimismo, las mujeres tenían que costearse tanto el alojamiento y la manutención como la «plaza» o derecho a ejercer la prostitución en el local. Ello evidenciaba la existencia de una vinculación laboral entre las partes, ya que también se establecían unos horarios determinados y unas normas de funcionamiento, según los investigadores.

La investigación ha permitido esclarecer la relación de los prostíbulos entre sí a través de distintas sociedades mercantiles que constaban como locales de estética, peluquerías, masajes o incluso inmobiliarias a efectos de dar apariencia de legalidad a las actividades ilícitas.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído