Campaña para trasladar sus restos junto a la tumba de su esposo enterrado en el Cementerio de Montparnasse, París

Georgette , la viuda de César Vallejo

Sus restos reposan en el Cementerio La Planicie, en Lima

Georgette , la viuda de César Vallejo
Georgette y César Vallejo.

Con este nota, evocativa, iniciamos una campaña para gestionar el traslado de sus restos a la tumba de su esposo, Cesar Vallejo, enterrados en el Cementerio de Montparnasse, en Paris

Fue un encuentro predestinado. En vísperas de recordarse, en abril, el mes de Vallejo, poeta universal y el mes de las letras peruanas, dedico este capítulo a rescatar la memoria de GEORGETTE, su viuda
y abnegada esposa fallecida en Lima un 3 de diciembre de 1984.

Sus restos reposan en el Cementerio LA PLANICIE -pocos lo saben -, donde fue sepultada gracias a la ayuda de la Sociedad de Beneficencia Francesa, institucion que tambien la asistio en su larga hospitalizacion en la Clinica Maison de Sante, donde dejó de existir.

Tenia 76 años de edad. Con este nota, evocativa, iniciamos una campaña para gestionar el traslado de sus restos a la tumba de su esposo, Cesar Vallejo, enterrados en el Cementerio de Montparnasse, en Paris.

UNIDOS POR EL DESTINO

La vida amorosa del poeta Vallejo con Georgette, es todo una novela romantica, jamas contada que solo termino con la muerte. Para ELLA fue un amor a primera vista, cuando apenas habia cumplido los inocentes dieciseis años y recien terminaba estudios secundarios.

Para EL, fue un imperativo del destino que lo marco para siempre. Vallejo tenia, entonces, 35 años, con varios romances de por medio. Por ella se alejo de todas.

Cuenta Georgette, en su biografia, que vio en el poeta a un ser iluminado y su prncipe soñado y, contra el deseo de su afligida madre que vio en el escritor un futuro incierto para su pequeña y bella hija, se impuso, al final, el mandato del destino. Solo un año logro apartarlos. Al morir, en ese lapso, Georgette, al sentirse sola, busco la amistad del poeta. La suerte estaba echada y los unio para siempre.

SU INFANCIA Y ADOLESCENCIA

GEORGETTE MARIE PHILIPPART, nacio en Paris un 7 de enero de 1908. Sus padres fueron Alexandre Jean Baptiste Philippart y Marie Travers, dos jovencitos que nunca convivieron y menos aun, se casaron. Georgette no llego a conocer a su padre quien se alisto en el ejercito frances en 1906. Por ese motivo adopto el apellido Travers de su abuelo materno, en vista que su madre era aun menor de edad.

Al estallar la guerra mundial de 1914, su padre muere tras un combate en la Batalla de Marme. A traves de su carta testamentaria, su padre reconoce a Georgette como su hija y adopta su apellido Phileppart.

COMPARTE SU HERENCIA

Con la herencia que le djo su madre, Georgette, comienza a vivir con Vallejo e inician un viaje a Rusia y otros paises de Europa. El poeta se recursea escribiendo cronicas de viaje pata el dairio EL COMERCIO» y las revistas » VARIEDADES» Y «MUNDIAL» . Tras seis años de convivencia se casan por lo civil en 1934, en Paris. Luego de una febril etapa de vida que transcurrio en los ultimos meses de 1937, Vallejo cae enfermo y ella lo hospitaliza sin desprenderse de su lado y financia los gastos de hospitalizacion. Su organismo, bastante debil, no resiste el trata miento complicado por un paludismo mal curado y deja de existir un 15 de abril de 1938,a los 46 años de edad.

Georgette le sede su tumba en el Cementerio de Moutrouge, que ella compro para su madre, en las afueras de Paris y vuelve a vivir su soledad cuando habia cumplido 31 años de edad e impresionaba por su porte, belleza y tambien por su temperamento .

SU VIAJE A LIMA

Antes de decidir su viaje a Lima para conocer a la familia de Vallejo y hacer publicar sus obras ineditas, Goergette, gestionó con el apoyo de intelectuales amigos el traslado de los restos de Vallejo al Cementerio de Montparnasse, como era el deseo del poeta en vida.

En la tumba escribio este epitafio..» HA NEVADO TANTO PARA QUE DUERMAS».

Vallejo murio un Viernes Santo con llovizna en Paris. No murio un jueves, con aguacero, como vaticino en su poema » Piedra negra , sobre piedra Blanca «. Solo once años vivieron juntos la romantica pareja.

Luego de la muerte de su esposo conservó, abnegadamente, todos sus manuscritos, salvándolos de una segura desaparicion durante los años de la ocupacion alemana en Paris y luchó, durante el resto de su vida por difundir el legado vallejiano. De no ser por su fervorosa dedicacion, la obra literaria de Vallejo no tendria, ahora, la difusión y connotacion mundial que tiene y el reconocido «poeta universal» solo seria una figura más de la literatura peruana.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Emilio González

Emilio González, profesor de economía española, europea y mundial en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído