El jurado declara 'no culpable' a George Zimmerman tras deliberar dos días

Absuelto de asesinato el vigilante hispano que mató al adolescente negro Trayvon Martin

El caso ha tenido una gran repercusión mediática

Absuelto de asesinato el vigilante hispano que mató al adolescente negro Trayvon Martin
Trayvon Martin y George Zimmerman. EP

El juicio ha reabierto de nuevo el debate en torno a la desigualdad racial, los derechos civiles y el uso de armas en legítima defensa

El exvigilante voluntario hispano George Zimmerman, de 29 años, ha sido declarado  «no culpable» de los cargos de asesinato en segundo grado y homicidio involuntario que se le imputaban por la muerte en 2012 en Florida (EE.UU.) del adolescente negro desarmado Trayvon Martin.

Tras algo más de 16 horas de intensas deliberaciones, el jurado, compuesto por seis mujeres, alcanzó el veredicto unánime de no culpable para ambos cargos y lo entregó por escrito a la jueza encargada del caso, Debra Nelson.

El jurado ha deliberado durante dos días y estudiado a fondo los dos cargos contra Zimmerman, para lo que pidieron a la jueza un listado con las pruebas numeradas y sus correspondientes descripciones que se han exhibido en este proceso judicial.

Además, durante la larga jornada de deliberación, solicitaron a la jueza del tribunal de la población de Sanford, en el centro de Florida, aclaraciones sobre el concepto legal de homicidio involuntario.

«Se creía un policía»

Zimmerman, de madre peruana, afrontaba una condena de cadena perpetua, en el caso de ser declarado culpable de asesinato en segundo grado, y de hasta treinta años de cárcel por el de homicidio involuntario.

Durante las dos semanas de comparecencias, el jurado escuchó a numerosos testigos, incluidos policías, forenses y vecinos de la urbanización donde se produjo el fatal suceso que ha conmocionado Estados Unidos y polarizado la opinión pública y los medios de comunicación del país.

Ninguno de los testigos que compareció en el juicio de casi cinco semanas vio cómo se originó la reyerta que acabó con la vida del muchacho negro estudiante de bachillerato en un colegio de la localidad de Miami Gardens, aledaña a Miami.

La Fiscalía había retratado a Zimmerman como alguien que «se creía un policía», que «se tomó la justicia por su mano», cuando vio a Martin caminando bajo la lluvia, y asumió que el chico «no era para nada bueno».

El fiscal Bernie de la Rionda describió a Martin como un «chico inocente de 17 años» a quien Zimmerman «identificó como un criminal», le persiguió, tras obviar la recomendación de la Policía, se enzarzó en una pelea con él y lo mató de un tiro a quemarropa «porque quiso».

Gran repercusión mediática

Sobre las consideraciones y decisión final del jurado pesó más el relato de los hechos expuesto por la defensa de Zimmerman, que había defendido la inocencia de este con el argumento de que actuó en defensa propia y pedido la absolución de los cargos en su contra.

Mark O’Mara, abogado del vigilante de barrio voluntario, recordó ayer al jurado en la exposición de los argumentos de cierre que una «duda razonable» de que el Zimmerman sólo intentó defenderse era suficiente para declarar a su cliente no culpable de los cargos que se le imputaban.

La versión de Zimmerman sobre su actuación en defensa propia se fundamentó en que Martin le pegó un puñetazo en la nariz, le empujó y, al caer al suelo, el muchacho se sentó a horcajadas sobre él y comenzó a golpearle y sacudir su cabeza contra el suelo, por lo que tuvo que dispararle.

El caso Zimmerman ha tenido una gran repercusión mediática en Estados Unidos y ha reabierto de nuevo el debate en torno a la desigualdad racial, los derechos civiles y el uso de armas en legítima defensa, con las principales cadenas de televisión retransmitiendo en directo el juicio.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído