El hermano del fallecido ha jurado vengarse de la joven mejicana Yakiri Rubio

La lesbiana que degolló a su violador sale de la cárcel en olor de multitudes

La madre, la familia y la novia, habían lanzado una intensa campaña en las redes sociales

La lesbiana que degolló a su violador sale de la cárcel en olor de multitudes
Yakiri Rubio ya está en casa Captura

Permanecía en prisión desde el pasado mes de diciembre en México

La madre, la abuela, las hermanas y la novia de la mejicana Yakiri Rubio están exultantes. Y no es para menos, ya que la campaña que lanzaron en las redes sociales ha cumplido su objetivo: que quedara libre.

Después de permanecer en prisión desde el pasado diciembre en México, un tribunal del DF ha corregido la sentencia que la había acusado por «homicidio calificado» y lo cambió por «exceso en legítima defensa»‘.

 

Su libertad fue posible gracias a una enorme campaña de diputados, pero sobre todo de la ciudadanía, que colaboró para que la familia de la joven llegara a reunir los u$s32.000 exigidos para la fianza.

LE CORTÓ EL CUELLO

Sin embargo, no fue sólo una colecta de dinero. Las redes sociales funcionaron como una importante caja de resonancia del caso, y el hashtag #YakiriLibre fue varias veces tendencia en el popular microblog.

Según el relato de Yakiri, el 9 de diciembre de 2013 dos hermanos la secuestraron en una motocicleta y la llevaron a un hotel, donde uno de ellos la violó.

Mientras estaba siendo agredida y amenazada con un cuchillo, Yakiri empujó los brazos del agresor, Miguel Ángel Ramírez Anaya, lo que provocó que éste se cortara el cuello, una herida que acabó con su vida poco después.

«Cuando estaba en el cuarto pensé: no voy a salir viva de aquí. Así que luché para que al menos les costara matarme. Me temblaban las manos. Pero mi vida vale, pensé, y por eso actué así».

ACUSADA

La joven abandonó ensangrentada el hotel y fue a una comisaría de la policía para denunciar el caso, donde apareció el otro agresor y hermano del fallecido y la acusó del asesinato,

Yakiri fue enviada a prisión sin que se le aplicaran los protocolos internacionales que rigen para las víctimas de violación; entre ellos, la aplicación de retrovirales y un examen ginecológico completo inmediatamente después de la denuncia.

Durante el juicio de diciembre, el juez determinó que en el asesinato había un móvil pasional, porque Yakiri y su supuesta víctima serían amantes. La joven lo desmintió y declaró que esa misma tarde tenía planeado encontrarse con su pareja, Gabriela, con la que mantiene una relación desde hace dos años.

El miércoles 6 de marzo de 2014, ya libre, Yakiri declaró a los medios:

«He sobrevivido, estoy muy contenta porque estar con mi familia es lo que más echaba de menos, pero también tengo miedo porque uno de mis agresores sigue en la calle».

«Quiero que no haya más injusticias, que se termine con el machismo».

VENGANZA

El hermano del violador ha amenazado con matar a Yakiri para vengar su desaparición. El proceso continúa ahora en los juzgados de paz, como delito no grave, aunque la defensa peleará para que se le retiren los cargos.

«Lo que es un exceso es que te violen; lo que es un exceso es la impunidad; lo que es un exceso es que Yakiri haya estado tres meses en prisión; pero defenderse nunca es un exceso»,

cantaban afuera de la prisión las mujeres que la han apoyado desde el primer día. 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído