Les dispararon desde una casa donde se congregaban algunos manifestantes antiracistas

Los dos policías tiroteados en Ferguson están conscientes y sufren heridas ‘muy graves’

Los dos policías tiroteados en Ferguson están conscientes y sufren heridas 'muy graves'
Los agentes de Policía de Ferguson se parapetan tras el tiroteo. FG

Los dos oficiales de Policía que han resultado heridos en un tiroteo en las inmediaciones del Departamento de Policía de Ferguson, en Misuri, están conscientes y están recibiendo tratamiento en un hospital local.

Uno de los agentes, de 41 años de edad, está herido en un hombro y el otro, un oficial del Departamento de Policía de Webster Groves de 32 años de edad, ha sido alcanzado en la cara.

Los policías han recibido al menos tres disparos cuando varias decenas de personas han intentado irrumpir en el interior del Departamento de Policía de Ferguson en la medianoche del miércoles al jueves 12 de marzo de 2015.

Belmar ha contado que los dos policías tienen «heridas muy graves» y están siendo tratados en el hospital Barnes-Jewish, según el diario ‘Saint Louis Post-Dispatch’. Belmar ha dicho que no se ha identificado a ningún sospechoso de haber realizado los disparos.

Belmar ha asegurado que los policías eran el objetivo de los disparos y ha explicado que se encontraban en frente de un grupo de manifestantes cuando han sido alcanzados.

«Sesgo racial»

Este suceso se produce horas después de que el jefe de Policía de Ferguson, Thomas Jackson, anunciase su dimisión tras el informe del Departamento de Justicia de Estados Unidos que denuncia un «sesgo racial» en las prácticas policiales en esta localidad de Misuri.

La marcha de Jackson le convierte en el sexto funcionario público de Ferguson que deja su puesto tras la polémica por la muerte de Michael Brown, un joven afroamericano que murió a causa de los disparos de Darren Wilson, un policía blanco de Ferguson, hecho que desató una serie de protestas en la ciudad del medio oeste.

A principios de marzo, un informe del Departamento de Justicia estadounidense acusó a la Policía de Ferguson de actuar basándose en prejuicios raciales, así como de violar repetidamente los derechos constitucionales de ciudadanos.

Así, según los documentos policiales desde 2012, el informe alertaba de detenciones sin causas probables y de un uso excesivo de la fuerza.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído