Bill Wilkinson, 'El Mago Imperial', es dueño de un valioso complejo turístico en Belice

El líder del Ku Klux Klan que lleva escondido 30 años se ha puesto morado a millones

Vive dándose la vida padre entre descendientes de africanos y mayas

El líder del Ku Klux Klan que lleva escondido 30 años se ha puesto morado a millones
Bill Wilkinson y sus amigotes PD

Era una fiera que incitaba en tiempos a sacar las armas a la calle y disparar contra todo aquel que tenía la piel oscura.

Bill Wilkinson, «El Mago Imperial» del Imperio Invisible, la facción más violenta y numerosa de los Caballeros del Ku Klux Klan (KKK), se dio a la fuga en 1984 dejando colgado al más pintado… aunque ahora acaba de ser localizado por un periodista del ‘Daily Mail’.

MILLONARIO A ESPUERTAS

El hombre, que se las da ahora de bueno y que vive en San Pedro, una localidad portuaria de la isla de Cayo Ambergris, la mayor de Belice, se ha forrado.

Actualmente es propietario de un complejo turístico valorado en millones de dólares en tal lugar, y dice ser feliz entre mayas, criollos, mestizos y garífunas (descendientes de africanos y nativos caribeños).

«Llevo una vida maravillosa, me gusta la isla, está llena de gente amable»,

contó Wilkinson al medio británico. Asegura que los lugareños son conscientes de su pasado y que algunos incluso bromean sobre él y lo saludan imitando la forma de las capuchas del KKK.

Sin embargo, más allá de los gestos simpáticos con los vecinos, su visión del mundo no parece haber cambiado mucho.

«Dios me ha mandado mezclarme con otras razas», comentó Wilkinson al Daily Mail. Y agregó que jamás permitirá que sus hijos o nietos se casaran con personas de piel negra ni acepta que personas de razas distintas se mezclen en las escuelas o la iglesia.

«La mezcla de razas es el mayor pecado que uno puede cometer, peor incluso que un asesinato»,

decía en 1979 el hombre que lideró el Ku Klux Klan durante una década.

Bill Wilkinson organizó centenares de marchas por todo Estados Unidos para incitar al odio racial y sugería a sus seguidores que asistieran con armas de fuego, cuchillos y palos.

Además, creó un campo de entrenamiento paramilitar para preparar a los miembros del KKK para una «guerra racial».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído