Romario Dos Santos Alves se 'pinchaba' Shyntol para aumentar su musculatura

Se convierte en ‘Hulk’ inyectándose aceite y casi le amputan los brazos

Se convierte en 'Hulk' inyectándose aceite y casi le amputan los brazos
Romario Dos Santos Alves PD

Romario Dos Santos Alves, un brasileño aspirante a culturista, ya sabe a sus 25 años lo que es pasar por un quirófano por culpa de una adicción.

Y es que, este joven acaba de desvelar que -durante varios años- se inyectó un tipo de aceite en sus bíceps para lograr que éstos crecieran.

Aunque el método fue efectivo y -tal y como él mismo ha señalado al «Daily Mail»- acabó pareciéndose a Hulk, finalmente se formaron en sus brazos varias «piedras» de líquido que hubo que extirparle antes de que la única solución fuera amputarle las extremidades.

Al parecer, Dos Santos comenzó a coquetear con esta sustancia hace unos tres años, cuando trabajaba como guardaespaldas. Por aquel entonces estaba tan obsesionado con llegar a ser un culturista profesional de la forma más rápida posible que decidió inyectarse en sus bíceps Synthol (un tipo de aceite peligroso para la integridad física, pero efectivo para desarrollar la masa corporal).

«Vi a algunos compañeros en el gimnasio con unos brazo enormes y empecé a entablar amistad con ellos. Al poco tiempo, me hablaron del Synthol»,

determina el brasileño en declaraciones al «Daily Mail».

SISTEMA EFECTIVO

El sistema resultó efectivo, pues sus bíceps pasaron a medir unos 64 centímetros (lo que le granjeó el sobrenombre de Hulk entre sus conocidos, algo que le encantaba).

Sin embargo, en los meses posteriores se hizo adicto a esta sustancias, que no podía dejar de «pincharse».

«Si lo tomas una vez, te aseguro que habrá una segunda», explica el antiguo guardaespaldas. A su vez, el líquido empezó afectar a su cordura (hasta tal punto que trató de suicidarse cuando su mujer estaba embarazada de seis meses) y a su salud, pues el Synthol empezó a solidificarse en sus brazos.

«Cuando vio lo que me sucedía, el médico me dijo que tendrían que amputarme los dos brazos. Mis músculos empezaron a solidificarse hasta tal punto que no podía inyectarme nada en los brazos. Eran como rocas. Me tuve que comprar agujas especiales usadas en toros para poder seguir inyectándome Synthol»,

añade.

Por suerte, los especialistas encontraron una solución alternativa y, en lugar de amputarle los brazos, pudieron extirparle los cristales de Synthol que le habían crecido en los brazos.

Ahora, dos años después de este trágico suceso, Dos Santos ha hablado a los medios de comunicación para explicar a los nuevos culturistas las repercusiones que puede tener recurrir a sustancias dañinas para aumentar la musculatura.

«Quiero que otras personas vean los peligros, podría haber muerto, y todo porque quería músculos más grandes. Simplemente no vale la pena».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído