Desde pequeña fantaseaba con no ver nada, y ya ha conseguido su objetivo

La mujer que se quedó ciega echándose desatascador para tuberías en los ojos… ¡porque era su sueño!

Sufre el trastorno de identidad de la integridad corporal, BIID

La mujer que se quedó ciega echándose desatascador para tuberías en los ojos... ¡porque era su sueño!
Jewel Shupin PD

Es un drama en toda regla, aunque ella no se arrepiente para nada de lo que ha hecho y recuerde con lágrimas en los ojos que se ha quedado ciega por voluntad propia.

De momento cuenta con el apoyo de su novio Shupin, también invidente -aunque de nacimiento- y, cómo no, con el de los médicos que tratan de ayudarla con el trastorno de identidad de la integridad corporal, BIID, que padece: un deseo irrefrenable de padecer algún tipo de discapacidad o de amputarse algún miembro.

Se llama Jewel Shupin, de 30 años, y desde que era niña soñaba con ello, por lo que  en el año 2006 cogió un bote desatascador para tuberías, uno de cuyos ingredientes es la sosa caústica, y se roció los ojos.

Ella misma relata el porqué:

«Mi madre me encontraba caminando en los pasillos oscuros por la noche, cuando yo tenía tres o cuatro años. Ahora he conseguido ser ciega y no me arrepiento. Sueño con con ayudar a que otras personas ciegas vivan una vida independiente». 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído