Roberta Bruzzone, psicóloga forense y experta criminóloga:

«Mario Biondo fue golpeado en la cabeza y murió asesinado; después hubo una puesta en escena»

"¿Cómo es posible que no tengamos acceso a las fotos que se hicieron cuando encontraron el cuerpo?"

"Mario Biondo fue golpeado en la cabeza y murió asesinado; después hubo una puesta en escena"
Mario Biondo y Raquel Sánchez Silva. EP

La madre del fallecido y ex suegra de Raquel Sánchez Silva vuelve a atacar a la presentadora de Mediaset: ""Una mujer que ama al marido lucha para que se conozca la verdad"

La justicia española concluyó que Mario Biondo, marido de Raquel Sánchez Silva, se suicidó en su casa de Madrid el 31 de mayo de 2013, colgándose con un fular. Pero los padres del cámara fallecido mantienen que hubo irregularidades en la investigación, en la autopsia y en el proceso.

El grupo de expertos contratados por la familia del cámara italiano no descartan la posibilidad de un homicidio y el caso sigue abierto en Italia. En horario de máxima audiencia y nada menos que en el primer canal de la RAI, la madre del fallecido Mario Biondo y ex suegra de Raquel Sánchez Silva atacó el viernes 9 de octubre de 2015 a la presentadora de Mediaset:

«Una mujer que ama al marido lucha para que se conozca la verdad, pero nunca se ha interesado en buscarla. Ella nos critica diciendo que estamos metiendo a mi hijo en un circo mediático».

La madre, que intervino en directo y estaba presente en el plató del programa La vida en directo convirtió su discurso en una especie de arenga nacional, un grito patriótico hacia toda la nación:

«Pido que nos ayuden. Hemos llevado a Madrid las pruebas de que se ha tratado de un homicidio. Como ciudadana italiana, tengo necesidad de que Italia me ayude en esta batalla»,

dijo.

En España, el hecho de que se trate de un asunto relacionado con una presentadora de Mediaset ha mantenido el tema alejado de los medios que habitualmente se ocupan con gran profusión de estas informaciones.

El 30 de mayo de 2013, el entonces marido de Raquel Sánchez Silva, Mario Biondo, fue encontrado en su domicilio madrileño, a las cinco de la tarde, por la empleada de hogar, Vilma, con un fular «anudado en un extremo alrededor del cuello y el otro en una de las estanterías del salón». Tras ser investigado el suceso, la justicia española cerró el caso y se concluyó que se habría suicidado.

INVESTIGACIÓN EN MARCHA

Sin embargo, en Italia no se ha cerrado el caso Biondo y la justicia de ese país continúa con la investigación para comprobar exactamente las causas de la muerte del cámara italiano de 29 años.

«Biondo fue asesinado. No hay ni un solo elemento que confirme que se suicidó. Hemos encontrado elementos fundamentales en su cuerpo para apoyar la idea de que hubo una acción violenta: Mario fue golpeado en la cabeza y murió asesinado; después hubo una puesta en escena para despistar las investigaciones».

Son declaraciones al periódico ‘ABC’ de Roberta Bruzzone, psicóloga forense y consultora de la familia Biondo y experta criminóloga.

«Nuestro hijo ha sido asesinado y luego se puso en escena un falso suicidio. Mario fue golpeado en la cabeza y luego fue estrangulado»,

sostienen los padres del cámara y exsuegros de Raquel Sánchez Silva.

Santina D’Alessandro y Pippo Biondo visitaron el plató del programa La vita in directa, del primer canal de la Radiotelevisión Pública Italiana (RAI 1). En riguroso directo, los padres anunciaron que acaban de estar en Madrid y han presentado una denuncia ante la magistratura italiana, con nuevos elementos sobre las circunstancias de la muerte de su hijo, con la esperanza de que en España se reabra el caso.

El despliegue de la RAI incluyó enviados especiales a Madrid y se centró en la parte del informe policial en donde se dice que «a las 17,10 entró la policía en el apartamento y encontró el cadáver». La madre insistió en que «la noticia se conocía ya antes de mediodía. A las 11,40 de la mañana Raquel ya recibió el pésame por medio de Twitter», dijo.

«¿Por qué si la noticia se sabía por la mañana, la policía dijo en su informe que el cadáver fue descubierto a las 17,10? ¿Para dar tiempo a alguien a escenificar un falso suicidio?»,

se preguntaban.

La criminóloga Bruzzone, habitual de los medios, críticó a la Justicia española y la labor policial en ese caso. También censuró la actuación del médico forense que realizó la autopsia.

«Las autoridades españolas parece que no quieren llegar al fondo. Es algo desconcertante. ¿Cómo es posible que no tengamos acceso a las fotos que se hicieron cuando encontraron el cuerpo? Tenemos constancia de que la policía las hizo. Sin embargo, nos las han negado y nos han dicho que no existen. ¿Cómo es posible que fueran manipulados el ordenador y el teléfono de Mario? Ni siquiera un policía con solo una hora de experiencia hubiera actuado con tan poca profesionalidad»,

declara Bruzzone, quien se muestra perpleja con la reconstrucción realizada por las autoridades españolas, entre otras cosas porque «dicen que se ahorcó, pero es imposible que la librería hubiera podido resistir el peso de los 80 kilos de Mario», señala.

«La autopsia que se le hizo fue muy poco útil, salvo para demostrar la falta de voluntad de las autoridades españolas para llegar al fondo de esta historia. Había una serie de señales claras que no fueron evidenciadas por el médico forense. Hemos pedido las fotos que se le hicieron de la autopsia y solamente nos han dado nueve fotografías parciales y ninguna general del cuerpo de Mario»,

explica.

Otro médico forense contratado por los Biondo, el doctor Giuseppe Iuvara, experto en asfixia mecánica, explicó al citado medio los errores que a su juicio se cometieron:

«El procedimiento fue muy extraño, porque hay protocolos internacionales que no siguió el médico forense español, dejando muchos puntos oscuros. Por ejemplo, dicen que el estómago estaba vacío, pero ni siquiera lo abrieron. En Italia se abre y se ve. Tampoco retiraron el corazón y pulmones, que aquí es obligatorio. Ni siquiera se abrió el cerebro. Esto es como una blasfemia en la práctica de la medicina forense. Si un médico no sigue los protocolos internacionales, yo no puedo creerlo».

Iuvara concluye:

«Hay una seria posibilidad de que Mario recibiera un golpe en la cabeza y después se montara una escena para despistar la investigación. Lo más importante es aclarar si Mario recibió un golpe en la cabeza y perdió el conocimiento, porque hay una imagen del cerebro que parece indicar esto».

Ante las dudas que suscitaba el caso, el fiscal adjunto de Palermo Gery Ferrara, encargó al profesor Paolo Procaccianti, director del Instituto de Medicina Legal de Palermo, una nueva autopsia, que se realizó en diciembre de 2013.

«Mi opinión es muy crítica con lo que se hizo en España. Pero esto no supone que yo haya configurado una idea diversa de la que hicieron los españoles. Mi opinión es diversa de lo que se cuenta en los medios italianos. Lo que siento es que no haya una posición oficial de la policía española e italiana para dar un golpe final a la investigación. Se hacen muchas interpretaciones y ya es hora de acabar con esto»,

manifiesta el profesor Procaccianti, que sí abrió el cerebro de Biondo y reconoce que le fue muy difícil hacer la nueva autopsia.

Iuvara opina que la autopsia Procaccianti no es resolutiva porque deja muchos interrogantes, entre otras razones porque «el cuerpo estaba ya en condiciones muy difíciles». La opinión de Bruzzone es contraria a la de Procaccianti:

«Su autopsia no es nada convincente. Hay elementos que no ha valorado y así se lo hemos hecho notar a la fiscalía de Palermo».

Los Biondo pretenden que la investigación se reabra ahora también en el juzgado de instrucción número 21 de Madrid, donde se cerró el caso. Su equipo de expertos busca convertir el tema en un asunto internacional y reclaman explicaciones formales. Argumentan que la fiscalía de Palermo dispone de nuevas informaciones incluso aseguran que buscan la imputación de alguna persona en el registro de los indagados, adelantando que tienen algún nombre.

La fiscalía cuenta con otros seis meses para profundizar en las investigaciones. Iuvara asegura que hay «una comisión rogatoria internacional para poder aclarar los puntos oscuros», aunque reconoce que «será difícil, porque el caso hay que reabrirlo también en España».

El fiscal Ferrara fue el que ordenó realizar la nueva autopsia al profesor Procaccianti:

«Tenemos la duda de que no se haya tratado de un suicidio, sino que haya podido ser un homicidio. Hay elementos que nos hacen sospechar»,

manifestó entonces.

Ahora el fiscal Ferrara ha pedido seguir con las investigaciones durante otros seis meses, periodo que le fue concedido por el Juez para las Audiencias Preliminares, Lorenzo Matassa. La familia Biondo y su equipo de expertos considera que aún no está escrito el último capítulo de esta historia.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído