"ESTOY MUY AGRADECDO DE ESTAR CON VIDA"

Le dolía mucho la cabeza porque tenía en el cerebro una lombriz ‘viajera’

El neurocirujano le dijo a Luis Ortiz que le quedaban unos 30 minutos de vida

Le dolía mucho la cabeza porque tenía en el cerebro una lombriz 'viajera'
Luis Ortiz PD

Luis Ortiz, un hombre que vive en California, Estados Unidos, tuvo el susto de su vida cuando fue de emergencias a un hospital en Napa aquejado del «peor dolor de cabeza» que haya tenido.

Tras hacerle un escáner cerebral, el neurocirujano Soren Singel le dijo que le quedaban unos 30 minutos de vida.

La razón: una larva de lombriz en su cerebro.

La lombriz había crecido dentro de un quiste que estaba cortando la circulación y el flujo de agua al resto de su cerebro.

«Me levante y vomité», cuenta Ortiz. «El doctor lo sacó y dijo que todavía se estaba moviendo y pensé que eso no sonaba muy bien».

De las heces al cerebro

De acuerdo con el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés) los quistes de larva en el cerebro -conocido como neurocisticercosis- se producen después de que la persona ingiere huevos microscópicos que pasan en las heces de una persona que ha tenido lombriz solitaria.

Una vez dentro del cuerpo, esas las lombrices salen del huevo y pueden hacer su camino hasta el cerebro.

El CDC estima que aproximadamente 1.000 personas al año son hospitalizadas por neurocisticercosis.

Ortiz se está recuperando de la cirugía que le hicieron en agosto y espera regresar a la Universidad de Sacramento donde estudia.

«Estoy muy agradecido de estar con vida porque, de haber esperado un poco más, probablemente no estaría ahora aquí»,

le dijo a la cadena de televisión CBS de San Francisco.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído