Laura Arnolds le encontró mensajes picantes en el móvil

La venganza de una cornuda con mala leche: vende la casa aprovechando un viaje del marido

Cuando Craig regresó a su domicilio, se encontró con seis estudiantes viviendo en ella

La venganza de una cornuda con mala leche: vende la casa aprovechando un viaje del marido
Laura Arnolds PD

Laura Arnolds, una mujer de 42 años de Nuneaton (Reino Unido), lo tuvo claro cuando descubrió que su marido tenía una amante esperándole en Nueva York, donde éste tenía que ir próximamente por un viaje de negocios.

La susodicha amante de Craig, le escribía con todo lujo de detalles la ‘ traviesa bienvenida’ que le tenía preparada para cuando él aterrizase en Manhattan.

En vez de enfadarse o volverse loca, Laura Arnolds tomó el camino de la venganza; cuando llegó la hora del viaje, y su marido tuvo que cruzar el charco y ausentarse durante dos semanas por el ‘viaje de negocios’, la astuta mujer movió ficha, (y qué ficha): aprovechó su ausencia para vender la casa conyugal.

VUELTA A ‘CASA’

Esto fue posible gracias a que fueron los propios padres de Laura los que hicieron el depósito en el momento de la compra de la casa y los papeles estaban a su nombre. El resultado fue que, cuando Craig, el marido infiel de 44 años, volvió dos semanas más tarde de su viaje, se encontró con las cerraduras cambiadas y con la ‘idílica’ imagen de seis estudiantes universitarios descansando en su salón, a los cuáles vio por la ventana.

Según recoge el periódico británico ‘Daily Mail‘, el ‘pobre’ Craig no daba crédito: cuando llamó a la que hasta el momento él creía su casa, un ‘hippie’ veinteañero le abrió la puerta preguntando qué quería; para más ‘inri’, sus maletas estaban ahí empaquetadas esperándole.

Craig posteriormente ha descrito el asombro que tuvo y lo surrealista que fue la situación; pudo ver cómo todos los muebles de Laura ya no estaban en la casa, pero sus propiedades, muchas de ellas heredadas de su difunto padre, entre las que había muebles, una radio de época y una colección de palos de golf, habían sido incluídas en la venta de la casa como ‘accesorios y muebles’.

Actualmente esta ex pareja no se encuentra en su mejor momento, pero parece ser que van a procurar dejar las hostilidades de lado y tener una relación ‘cordial’ por sus hijos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído