EL YATE DE MANFRED FRITZ BAJORAT, ESTUVO UN AÑO A LA DERIVA

Así descubren en alta mar la momia del marinero alemán que murió por amor

La carta a su esposa Claudia: "Compartimos un mismo camino durante 30 años. Pero después el poder de mis demonios fue más fuerte que mis ganas de vivir"

Así descubren en alta mar la momia del marinero alemán que murió por amor
El marinero y su exmujer PD

El cadáver momificado del alemán Manfred Fritz Bajorat, de 59 años fue encontrado en la cabina de su yate ‘Sayo’ el 25 de febrero de 2016 en la costa de Barobo, Filipinas. El 31 de enero de ese año, sin embargo, la embarcación había sido abordada por el equipo del velero LMAX Exchange, que cubría la ruta desde Airlie Beach, Australia, hasta Da Nang, en Vietnam, y que participaba en la Clipper Round The World, una de las regatas alrededor del mundo más exigentes del mundo.. (Aparece momificado en el interior de su yate un año después de naufragar).

El velero estaba a la deriva, con su palo partido, La tripulación registró toda la escena en vídeo, el mismo que ahora acaba de ser dado a conocer. Un miembro del equipo saltó al agua y subió al velero. El hombre informó que no había nadie a bordo, pero pocos segundos después, cuando examinó desde fuera el interior de la cabina gritó que, sentado junto a la radio, había un cadáver momificado. El clipper había desaparecido en el mar desde hacía al menos un año.

 AVISO

El LMAX avisó de inmediato al Servicio de Guardacostas de los Estados Unidos (USCG, por sus siglas en inglés) en Guam y fue autorizado a continuar en carrera, ya que no podía proporcionar más ayuda. La USCG se hizo cargo de la investigación.
Justin Taylor, director de la regata, también notificó a la embajada de Alemania en Londres, quien informó a la policía alemana y a la Guardia Costera de ese país. Gracias a los registros legales del Sayo, las autoridades informaron del hallazgo del cadáver a los familiares de Bajorat.

El velero quedó a la deriva, evidentemente, porque casi un mes después de cruzarse en la ruta del clipper, fue encontrado por dos pescadores a 65 kilómetros de la costa de la ciudad de Barobo, en Surigao del Sur, territorio insular de Filipinas. El Sayo se había desplazado para entonces más de 1.000 millas náuticas (1850 kilómetros).

En una declaración del equipo, el LMAX aclaró que hicieron todo lo posible para ayudar lo que consideraron, en un primer momento, un yate siniestrado con marineros a la deriva.

«Después de abordar la embarcación, por desgracia descubrimos el cuerpo de un marinero solitario. Nos quedamos a la espera de las instrucciones de la USCG, que finalmente nos autorizó a continuar con la carrera»,

informó.

«Como equipo, nos queda el consuelo de que el hallazgo dará paz a los amigos y familiares que lo han estado buscando», agregó la tripulación del LMAX.

A pesar de que hacen referencia al 31 de enero como fecha del hallazgo del aventurero alemán, los organizadores de la regata optaron por no dar todos lo detalles del hallazgo.

«No quisimos provocar una alarma innecesaria dentro de la comunidad internacional de vela con el anuncio de la muerte de un marinero hasta entonces desconocido»,

justificaron. De hecho, la tragedia de Bajorat no salió a la luz hasta que su yate apareció cerca de la costa filipina y las fotos de su cuerpo momificado dieron la vuelta al mundo.

HISTORIA DE AMOR

El alemán era un ex vendedor de seguros que decidió un día renunciar a todo para hacerse a la mar. Al parecer víctima de un infarto o de su tristeza, su cuerpo apareció sentado junto al radio de la embarcación, como si estuviese a punto de enviar un último mensaje de socorro. El aire cargado de salitre del mar habría permitido la momificación del cadáver.

En 2010, el aventurero había perdido, víctima de un cáncer, a su esposa Claudia, de sólo 53 años.

La mujer fue enterrada en Martinica, donde también descansará ahora su marido. 

En su última bitácora, Manfred le dedicó unas palabras de amor a su mujer, de quien se había separado en 2008:

«Compartimos un mismo camino durante 30 años. Pero después el poder de mis demonios fue más fuerte que mis ganas de vivir. Te fuiste. Que tu alma encuentre reposo. Tu Manfred»,

escribió el sentimental marinero.

En ese mismo yate la pareja había dado varias veces la vuelta al mundo. Todavía no se sabe el momento en que Manfred murió, pero un amigo suyo le comentó a la revista alemana Bild que había establecido contacto con él el año pasado para su cumpleaños.

La Policía cree que se trató de una muerte natural, luego de lo cual los vientos secos y las altas temperaturas de altamar se encargaron de momificar el cuerpo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído