CONTRATADO POR LAS AUTORIDADES DE NUEVA GALES DEL SUR

El divorciado sesentón al que pagan una pasta por tener sexo con prostitutas en burdeles

El divorciado sesentón al que pagan una pasta por tener sexo con prostitutas en burdeles
Prostitución, putas, sexo, alterne y vicio. PD

Es un sacrificado empleo y con un buen fin, pese a los malpensandos de turno. Ser auditor de burdeles no es, en contra de lo que muchos puedan pensar, un chollo de mucho cuidado.

Las autoridades de Nueva Gales del Sur (Australia) han contratado los servicios de un investigador privado, divorciado de 60 años, Y apodado John para que mantenga relaciones sexuales con prostitutas, informa el portal News.com.

La labor de este ‘auditor de burdeles’, cuya identidad real no se conoce, es hacerse pasar por un cliente con el fin de desarticular las redes de trabajo sexual ilegal que operan en supuestos locales de masaje.

El número de lupanares ilegales de Nueva Gales del Sur ha aumentado después de que el Gobierno legalizó la prostitución en los años 90. Las instituciones indican que necesitan a este hombre debido a que no tienen autorización para entrar en los prostíbulos sin una orden judicial.

John, uno de varios investigadores privados que realizan esta función, es una pieza importante en la lucha contra los establecimientos que ofrecen servicios sexuales ilegales. Entre sus tareas está proporcionar informes detallados e, incluso, materiales gráficos de los hechos que tienen lugar dentro de esos recintos porque «se utilizarán en los tribunales», relata el propio protagonista.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído