El sádico asesino de homosexuales

Así fue la verdadera muerte de Gianni Versace

Antena 3 estrena este domingo la ficción que narra el trágico final del famoso diseñador de moda Gianni Versace, protagonizada por Penélope Cruz, Ricky Martin, Darren Criss y Édgar Ramírez

Así fue la verdadera muerte de Gianni Versace
Penélope Cruz Antena 3

Joven, atractivo y seductor, Andrew Cunanan (interpretado por Darren Criss) estuvo coaccionado durante toda su adolescencia por una madre devastada por su divorcio, con una depresión crónica, y que alentaba a su hijo a ambicionar solo lo mejor. Mientras, su padre huía por un delito fiscal. Pese a ser un buen estudiante, descubrió lo fácil que era ganarse la vida con la prostitución de lujo. Las mentiras y las drogas en las altas esferas de ambiente de San Diego le llevaron a adoptar una actitud extravagante que desencadenó en tremendos delirios de grandeza movidos por su propia satisfacción personal. Sin embargo, todo cambió cuando se dio cuenta de que esa vida no era más que un espejismo. Esa ira desencadenó en una espiral de violencia que le llevó a convertirse en uno de los asesinos más buscados tras matar, al menos, a cinco personas.

Su primera víctima fue Jeffrey Trail (interpretado por Finn Wittrock). Cunanan asesinó al ex oficial de la Marina (y antiguo cliente) el 27 de abril de 1997 en Minneapolis. Le golpeó con un martillo y lo escondió envuelto en una alfombra en el apartamento de David Madson (Cody Fern), un prometedor arquitecto y su examante. Aparentemente, Cunanan veía a Trail como un obstáculo en su idealizada relación con el arquitecto. Sin embargo, no todo salió como el asesino se esperaba. Madson le rechazó y Cunanan no se lo tomó bien. El 3 de mayo de 1997 Madson fue encontrado en la orilla este del lago Rush cerca de Rush City, Minnesota con heridas de bala en la cabeza y espalda. Al investigar el cuerpo, la Policía reconoció la conexión entre estos dos asesinatos tras hallar el cuerpo de Trail en el desván del apartamento de Madson, según recoge ABC.

Apenas un día después del asesinato de Madson, el 4 de mayo de 1997, Cunanan encontró a su tercera víctima: Lee Miglin, un promotor inmobiliario de 72 años con el que se cree que había mantenido contactos (aunque la familia de Miglin aseguró que no se conocían). El promotor había sido torturado mientras estaba atado con cinta adhesiva en sus manos, pies y envuelto alrededor de su cabeza. Contabilizaron hasta 20 puñaladas de un destornillador. Cunanan estaba en racha. Solo cinco días más tarde asesinó al vigilante William Reese de un tiro en la cabeza. Aparentemente lo hizo para robar su camioneta roja, y dejar abandonado el coche de Miglin, que también había robado. Con ella, se dirigió a Miami Beach. Por aquel entonces, Cunanan ya había hecho méritos más que de sobra para estar entre los más buscados del FBI. Aún así, el asesino vivió tranquilamente durante dos meses en Miami Beach «escondido a plena vista».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído