CRIMEN SIN CASTIGO

La foto de Marcos, asesinado con 7 meses, un símbolo de la bestialidad de los narcos en México

3,7 personas son asesinadas por hora en el país azteca

La foto de Marcos, asesinado con 7 meses, un símbolo de la bestialidad de los narcos en México
Juan Alberto Pano Ramos, de 24 años, su mujer, Alba Isabel Colón, de 17, y su hijo, Marco, de 7 meses; asesinados por el narco mexicano. EF

Fue captada hace dos años y medio, pero esa foto todavía conmueve las consciencias, incluso en un país tan endurecido por el crimen y la violencia como es México (31.000 homicidios convirtieron el 2017 en el peor año para México).

Los cadáveres ensangrentados de dos jóvenes, Juan Alberto Pano Ramos, de 24 años, y su mujer, Alba Isabel Colón, de 17, tirados en el suelo en la puerta de un centro comercial en la localidad de Pinotepa Nacional, en el estado de Oaxaca.

Él, todavía con los ojos abiertos; ella, boca abajo, de rodillas, junto a una lengua de sangre que en las diferentes fotografías se va extendiendo cada vez más hacia el asfalto.

Asesinados por los narcos de una banda rival a aquella para la que trabajaban. En el lugar de los hechos se encontraron 18 casquillos del calibre 38.

Pero ha sido un tercer elemento el que ha sacudido las redes sociales. Un bebé de siete meses, todavía en pañales, todavía en brazos de su padre, cubierto por la sangre de un balazo que le atravesó el pecho y le salió por la espalda. Se llamaba Marcos Miguel Pano Colón y apenas tenía 7 meses de edad.

A su pesar, se ha convertido en el nuevo símbolo de la barbarie desplegada por los narcotraficantes en la guerra de baja intensidad que mantienen en México (3,7 personas son asesinadas por hora en México).

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído