PEDERASTÍA EN LA IGLESIA CATÓLICA

La escalofriante y aberrante historia de un cura que abusó de cinco hermanas cuando eran niñas

“En la mesa de comer pasaban cosas, en frente de los ojos de mis padres y ellos no lo podían ver”

La escalofriante y aberrante historia de un cura que abusó de cinco hermanas cuando eran niñas
Las hermanas Fortney JY

La lucha contra el abusa sexual infantil en Estados Unidos no cesa. Oficiales en Nueva York, Nueva Jersey y Nuevo México anunciaron investigaciones el pasado jueves 6 de septiembre, de casos de abuso sexual por la Iglesia Católica. Missouri recientemente anunció una investigación similar, siguiendo un informe demoledor revelado el pasado mes de agosto por el gran jurado de Pennsylvania, alegando décadas de abuso por más de 300 curas a más de 1000 niños.

Según el articulo publicado por CBS, cinco hermanas fueron abusadas por el mismo cura.

cuatro de las hermanas Fortney – Patty, Lara, Teresa y Carolyn – decidieron hacer pública la historia de abuso sexual de su pastor en Enhaut, Pennsylvania, a principio de los años 80. Patty dijo que solo tenía 13 años cuando el abuso comenzó, Lara 10 y Teresa en primer grado escolar. Carolyn dijo que tenía solo 2 años.

«Yo no me había dado cuenta hasta que cumplí los 12 años» dijo. «Estaba viendo una película de un cura abusando de los monaguillos y ese fue el día que armé el rompecabezas».(Detenido un cura en Málaga por un caso de pornografía infantil)

El reverendo Augustine Giella fue un amigo de confianza de la familia, como una especie de abuelo y era frecuente su presencia en las comidas en las que era quien daba las gracias.

«Él nos daba caramelos, nos invitaba a salir y constantemente nos regalaba, nos daba cosas, nos compraba ropa, juguetes. Cualquier cosa que quisiéramos» Dijo Teresa Fortney-Miller.

Mientras Giella daba, tocaba su inocencia. Cuando Patty tenía 13 años, él abusaba de ella mientras su hermana menor miraba.

«Él frecuentemente estaba abrazándome y besándome en frente de todos, tratando de poner su lengua en mi boca. Él necesitaba saber mi talla de sujetador, Yo me tenía que estar recordando frecuentemente ‘Él es mi cura. El mediador entre Dios y el hombre. Esto está bien'» Dijo Patty Fortney-Julius.

«Quiero decir, aun en la mesa de comer pasaban cosas, en frente de los ojos de mis padres y ellos no lo podían ver». Dijo Lara Fortney McKeever.

Giella se retiró en 1989, pero la familia aun lo veía.

«Mi sobrina hace poco encontró una caja que tenía cosas de pornografía dentro, fotos de Carolyn desnuda». Aseveró Fortney-Julius.

Sus padres, Ed y Patty Fortney, reportaron las fotos a la diócesis de Harrisburg en 1992. Otra hermana llamó a los servicios infantiles, quienes contactaron a la policía. Giella fue arrestado y le levantaron cargos por posesión de pornografía infantil y abuso sexual.

«Es desconcertante» dijo Ed Fortney, padre de las víctimas. «Yo tengo que analizar por los próximos 10 años. El – tener que darme cuenta donde diablos me equivoqué, ¿sabes?»

La familia introdujo dos demandas por lo civil en contra de la diócesis de Harrisburg. Las hermanas dijeron que nunca discutieron sus casos de abuso entre ellas mientras fueron niñas porque ni siquiera entendían lo que estaba sucediendo.

«Por un largo tiempo, nosotras solo -nosotras- no es que no fuésemos unidas. Solo que no conocíamos lo que le sucedía a la otra». Dijo Carolyn Fortney.

Carolyn Fortney dijo que ellas no abordaron el asunto intimamente hasta hace tres años. Hoy cuentan lentamente sus historias, la una a la otra, con la ayuda de toda la familia, además añadió que decidió compartir su historia para ayudar a las demás.

«Sabíamos que necesitábamos hacer más para ayudar a prevenir que este tipo de situaciones les ocurra a otros». Añadió.

El obispo de la diócesis de Harrisburg dijo a CBS News que había enviado sus más profundas disculpas y oraciones a la familia Fortney. Las hermanas dijeron que nunca habían recibido disculpas directas y todas dejaron la Iglesia Católica.(Es de Madrid el cura detenido en Málaga por pornografía infantil)

La diócesis de Harrisburg dijo en un comunicado que el obispo Gainer «envía sus más profundas disculpas y oraciones a la familia Fortney y a todos los supervivientes del abuso sexual infantil.»

«Claramente este caso no fue manejado de forma apropiada y aquellos que se encontraban en posición de poder fallaron al no proteger los niños de Giella, un monstruo que cazaba niños inocentes» decía el comunicado.

También el decía el documento que Gainer ha «solicitado que los nombres de todos los clérigos o seminaristas acusados de abuso sexual infantil, así como los nombres de todos los obispos de la Diócesis de Harrisburg, desde 1947, sean removidos de todas las edificaciones y otras plazas de honor».

«Los clérigos, seminaristas, empleados y voluntarios serán sometidos a controles de antecedentes y entrenamientos rigurosos en los asuntos de abuso sexual infantil».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído