TRÁFICO, AUTOMÓVIL Y VIOLENCIA

Un facineroso golpea salvajemente a una delicada jovencita por ‘robarle’ el hueco para aparcar

La Policía de San Antonio ya tiene identificado al miserable

Un facineroso golpea salvajemente a una delicada jovencita por 'robarle' el hueco para aparcar
Golpiza de un hombre a una mujer por un puesto de parking

Todo ocurrió en unos pocos segundos. Un hombre se disponía a aparcar su vehículo en un lugar que acababa de liberarse en el estacionamiento del restaurante Golden Wok, en San Antonio, Texas.

Sin embargo, cuando empezaba a avanzar, apareció otro auto y se le anticipó. De este se bajó una mujer mayor.

Indignado, el conductor se acercó y le pidió explicaciones. Ella le dijo que aparcara en otro lugar y se fue. En un ataque de ira, el hombre pateó el vehículo.

Poco antes había descendido de la parte trasera la hija de la conductora, Anjelica Lozano. Al ver el golpe del inmenso individuo, se acercó y directamente le pegó en el rostro. (El gigantesco culturista golpea más de 100 veces a su novia, la apuñala y la deja en coma)

La reacción del hombre fue brutal. Le propinó varios puñetazos, la empujó contra otro vehículo que estaba aparcado y la arrojó al suelo.

«Sólo recuerdo que me pegaba en la cara y me tiraba al piso mientras me seguía golpeando«, contó Lozano a Fox San Antonio.

Entonces se acercó su madre, que vio la escena desde lejos. Trató de razonar con él, pero este le dio un empujón y la dejó en el pavimento.

Con una tenacidad sorprendente, Lozano volvió a increpar al conductor, que nuevamente le pegó y la tiró al suelo.

Sin embargo, ella se paró una vez más y se le acercó. Entonces, él se subió a su camioneta y se fue. (Este pasajero golpea al conductor de un autobús por no dejarlo bajar)

«Quiero que a este sujeto fuera de las calles, es un monstruo. Tiene que estar tras las rejas», dijo la madre de la joven.

La Policía de San Antonio informó que ya tiene identificado al hombre y que está realizando una investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído