CRIMEN Y CASTIGO

El asesino de Pioz: «Qué risa los niños no corren cuando les voy a matar, los niños se agarran»

La fiscal califica de «terroríficos» los mensajes que mandó el asesino de Pioz

El asesino de Pioz: "Qué risa los niños no corren cuando les voy a matar, los niños se agarran"
Patrick Nogueira, el asesino de Pioz. EP

«Son terroríficas las fotos y si me apuran son más terroríficos los comentarios que hace de una forma jocosa: «Qué risa los niños no corren cuando les voy a matar, los niños se agarran entre sí»».

Con esta crudeza ha empezado la fiscal jefe de Guadalajara, Rocío Rojo, a ilustrar al Jurado sobre los hechos que han comenzado a enjuiciarse esta mañana en la Audiencia.

En el banquillo se sienta Patrick Nogueira, acusado de matar y descuartizar a sus tíos Marcos y Janaina y a sus primos Carolina y David, de cuatro y un año, el 17 de agosto de 2016 en su chalé de Pioz.

Explica Cruz Morcillo en ABC, este 25 de octubre de 2018, que Nogueira, a punto de cumplir 22 años, se presentó ante la Sala tan cambiado que a los primeros fotógrafos que lo vieron les costó trabajo reconocerlo.

Vestido con un pantalón chino beige, una camisa azul con cuello mao, gafas de pasta negra, pelo largo y oscuro (ante lo llevaba con mechas claras) aparentaba ser un modélico estudiante universitario en lugar del sádico asesino que dibujan sus mensajes de Whatsapp enviados durante las horas de la carnicería.

La Fiscalía y las dos acusaciones piden para él prisión permantente revisable por cuatro asesinatos mientras que su defensa solicita 25 años en total por dos asesinatos y dos homicidios y solicita que se le apliquen varias eximentes porque padece una enfermedad mental.

Esa enfermedad jamás ha sido diagnosticada hasta ahora, como ha destacado la fiscal. «Para matar no hay que estar loco, hay que ser malo», ha concluido explicando a los nueve miembros del Jurado (más los dos suplentes) que si se considera esa supuesta enfermedad eso supondrá un «premio» para Nogueira.

«No tiene ninguna enfermedad, ni patología. Es un psicópata La psicopatía no es una enfermedad mental», ha detallado la fiscal y si se considera así «la consecuencia es que tiene un premio: se rebaja la pena. Si acredita la defensa eso premio para Patrick, ya no será prisión permanente revisable».

La Fiscalía ha recordado que «llevaba días planificando fríamente los asesinatos».

«No es un arrebato. Se prepara con un cuchillo, con unas bolsas y con cinta americana. Janaina en ningún momento puede imaginar con qué intención llega.

Ella está fregando los platos con las manos ocupadas. No tiene ninguna posibilidad de defenderse. No se lo espera, no está armada, es un familiar. Se va a por sus primos, Carolina de 4 años y David, de uno».

Rocío Rojo, con un lenguaje didáctico y conciso, ha hecho un relato de hechos sucinto y clarísimo al jurado. Ha relatado el antes, el durante y el después, y ha concluido que solo se entregó cuando las pruebas lo acorralaban, como vio su hermana y el abogado que voló con ella de Brasil a España y por propio interés.

La fiscal ha explicado que mandó mensajes a una medio amiga o medio novia llamada Esther en los que dudaba: «¿Qué hago: me quedo en Brasil o me voy a España?». «Me voy a España», decidió, «porque allí entre que me van a dar por esquizofrénico y que voy a estar en la cárcel 20 años y hago mi carrerita», resumió Rojo.

La fiscal ha concluido diciendo que «tiene un shock seleccionado», recuerda lo que le conviene y olvida lo que le perjudica. Y ha vuelto a aleccionar a la Sala sobre la diferencia entre los peritos del juzgado, funcionarios, y los contratados por la defensa, que dicen que Patrick tiene un daño neurológico. Rojo ironizó sobre ese resultado: «Que nos hagan a todos un TAC y así sabemos quiénes van a matar».

«Es una persona sana, que no puede tener un premio».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído